Que el gobierno pueda tener injerencia en el deporte nacional es uno de los argumentos que ha buscado validar Alfredo Castillo, director de la Conade. El directivo asegura que en otros países esto es permitido y el Comité Olímpico Internacional (COI) no genera sanción por ello.

No obstante, la realidad dista mucho de ello. Y es que en una revisión realizada por este diario, sistemas deportivos como los de Colombia, España, China o Cuba, aunque tienen apoyo de sus respectivos gobiernos, siguen manteniendo la autonomía en sus decisiones administrativas, y esa autonomía es gracias también a que su presupuesto no depende meramente de sus gobiernos.

Colombia y España, ?con autonomía

Por ejemplo, en Colombia, el órgano del que depende el Coldeportes es el Ministerio de Educación Pública; no obstante, el Comité Olímpico Colombiano y las federaciones reciben recursos del impuesto del IVA correspondiente a los servicios de restaurantes y cafeterías, hoteles, servicios de diversión y esparcimiento, actividades de discotecas, salas de baile, estudios fotográficos y fotocopias. También una parte proviene del gobierno.

Aun con autonomía, existe un sistema de elecciones para los presidentes de las federaciones, quienes sólo pueden ser elegidos por un periodo de cuatro años y reelegidos una sola vez.

Y aunque el Coldeportes es el ente que rige a todo el deporte de ese país, es el Comité Olímpico Colombiano el que tiene permitido moderar los problemas que existan entre las federaciones y en su legislación del deporte reconocen la autonomía de las mismas.

En el caso de España, por ejemplo, existe el Consejo Superior de Deportes, del cual depende el Comité Olímpico Español. Debido a que también el presupuesto tiene un sistema mixto de financiación pública y privada, las federaciones tienen autonomía; no obstante, las decisiones tienen que ser tomadas por aquellos que conforman el sistema ADO, el cual lo gestiona una asamblea, conformada por un junta directiva que integra al COE, CSD y la TVE y tiene una comisión económica, una técnica y una dirección general.

En cuanto a las elecciones de presidentes, éstas se hacen convocando a los atletas federados, clubes deportivos, jueces, árbitros, técnicos, mientras que sus estatutos están publicados en el Boletín Oficial del Estado.

También tienen un período de cuatro años, aunque está permitida la reelección de manera indefinida, por lo que algunos presidentes de las federaciones han estado en sus cargos por más de 20 años.

En China, el Estado supervisa

Por muchos años, el deporte en China fue una enorme empresa estatal; sin embargo, en la década de los 80 se dio una apertura y se creó la Administración Estatal General de Deportes (SGAS, por su sigla en inglés), que también forma parte del departamento de Estado y está ligada a la Federación de Deportes de China y al Comité Olímpico Chino.

La SGAS, entre otras funciones, se encarga de supervisar las actividades deportivas con asociaciones, pero no puede tomar decisiones administrativas sobre ellas. Desde el 2000, el financiamiento para el alto rendimiento proviene de tres fuentes: gobierno local y central, ingresos por patrocinadores y el fondo de la lotería. De ese presupuesto, 60% es del gobierno y el restante de otros ingresos generados.

En tanto, en Cuba es el gobierno el que aporta los recursos, y las federaciones las que se encargan de ejecutar las acciones para que los atletas cuenten con las condiciones necesarias para realizar sus deportes.

Del mismo modo, los gobernantes toman todas las decisiones federativas, pues el control total es del Estado.