El púgil mexicano Saúl "Canelo" Álvarez fue suspendido por parte de la Comisión Atlética del Estado de Nevada por dar positivo en una prueba de dopaje que obligó a cancelar su revancha con el kazajo Gennady Golovkin.

En una audiencia en Las Vegas, la comisión aprobó por unanimidad la decisión por la que Alvarez será suspendido por seis meses a partir de la fecha del examen, el 17 de febrero.

La decisión significa que Alvarez, que no asistió a la audiencia, podrá volver a pelear en agosto, lo que aumenta la posibilidad de una pelea de Golovkin reprogramada en septiembre.