BEIRUT.- Una coalición de rebeldes sirios que incluye a curdos, árabes y cristianos capturó una importante represa en el río Éufrates que estaba en manos del grupo Estado Islámico.

La coalición, llamada Fuerzas Democráticas Sirias y respaldada por Estados Unidos, capturó la Presa Tishrin el sábado como parte de una ofensiva que busca cortar rutas de suministro entre bastiones del Estado Islámico en el norte de Siria.

La presa abastece de electricidad a gran parte del norte del país.

Un portavoz de la coalición dijo a The Associated Press esta semana que sus fuerzas también estaban tratando de cortar rutas entre Raqqa la capital de facto del Estado Islámico y Manbij, un bastión del grupo en el norte de Siria.

La alianza, dominada por una milicia curda siria llamada YPG, se ha convertido en una importante fuerza en el combate al Estado Islámico.