Celtics de Boston no le ofrendaron a una de sus leyendas más contemporáneas, Paul Pierce, un buen partido y perdieron por 121-99 ante los Cavaliers de Cleveland en un partido que enfrentaba a dos de los tres equipos más importantes de la Conferencia del Este.

Una vez más apareció LeBron James para ser el mejor del partido: fue el que más puntos encestó (24), el que más rebotes logró (8) y el de mayor número de asistencias (10).

Pese al resultado, los Cavs todavía están a seis juegos de los Raptors (que destrozaron a los Hornets) y a 5.5 juegos de los mismos Celtics. No ha sido una buena temporada o al menos muy protagonista de los Cavaliers.

El alero Paul Pierce, inmortalizado por Celtics de Boston, al elevar su playera y número, 34, en lo más alto del techo de su arena, en el reconocimiento más grande que puede recibir un jugador de su club.

Pierce, ahora de 40 años y quien estuvo acompañado de su familia en la ceremonia, metió 24,592 puntos, ganó 6,856 rebotes, repartió 4,431 asistencias y fue campeón en 2008, título que arrebató a Lakers de Los Ángeles, su equipo adorado durante su infancia, pues nació en Inglewood, California.

El apodado The Truth (La Verdad) se sobrepuso a una infancia terrible y encontró en el baloncesto el mejor caudal para su vida, en la cual se sobrepuso casi hasta la muerte, como aquel 25 de septiembre de 2000, cuando recibió 11 puñaladas.

“¿No me han dado en el brazo, ¿verdad?, preguntó cuando llegó al hospital y efectivamente no fue herido en esa parte de su cuerpo y de esta forma llegó a ser seleccionado 10 veces para el Juego de Estrellas de la NBA y, luego de jugar en Nets de Brooklyn, fue recibido con una larga y estruendosa ovación por su público.

Raptors liquida a Hornets

Raptors de Toronto se “compadeció” y al final se impuso 123-103 a Hornets de Charlotte, con un tridente ofensivo formado por DeMar DeRozan, Calvin Andre Miles y Jonas Valanciunas.

A minutos del final del último cuarto, la quinteta canadiense ganaba 117-85 para enfilarse a una descomunal paliza sobre los de casa, pero en la conclusión del tiempo desaceleró su intensidad y permitió a Hornets terminar con una pizarra menos deshonrosa.

DeRozan metió 25 puntos, Miles 24 y Valanciunas 21; este último ganó nueve rebotes y Serge Ibaka ocho, en tanto que DeRozan repartió ocho asistencias y Kyle Lowry, siete.

El base Kemba Walker fue el mejor jugador a la ofensiva por los anfitriones, con 23; escoltado por Dwight Howard, con 17, y Jeremy Lamb, con 13.

Toronto llegó a cinco juegos ganados en forma consecutiva y se mantiene en la cima de la clasificación de la Conferencia Este.