En Chivas, de nueva cuenta, las palabras se quedaron sólo en eso, en promesas e ilusiones que, meses después, se convirtieron en fracasos. Y es que, tras las declaraciones de Jorge Vergara, previo al arranque del año, en las que aseguraba que Guadalajara iría por el campeonato en la Liga y en la Libertadores, luego de la derrota 2-0 de ayer ante Vélez la eliminación en ambas competencias está consumada.

El reto y el objetivo -y ellos lo saben, todos estamos de acuerdo. No nada más que lo sepan, sino que todos lo quieren- es ser campeón en la Copa Libertadores y ser campeones de Liga , dijo el Presidente del Rebaño en la pretemporada del club.

Pero Vergara no se quedó conforme con eso, el mandamás de Chivas fue más allá y puso calificativos que hoy, sin duda, lo deben tener más que intranquilo, preocupado, tras consumar otro año más en el que se quedarán con las manos vacías, en deuda con afición urgida de un título, al menos de una Liguilla.

Queremos ser campeones de Libertadores y de Liga, en Guadalajara no hay esas estupideces de que escogemos un torneo. Los grandes equipos del mundo son campeones en dos torneos , sentenció el directivo.

Si bien Guadalajara mostró mejoría ante los argentinos, no pudo convertir las oportunidades que Erick Torres y Marco Fabián generaron, siendo la más clara la de El Cubo, quien con un zapatazo de media vuelta estremeció el poste derecho del marco visitante.

Fue al minuto 70 cuando las intenciones de Vergara de llevar a su equipo a ser el mejor del mundo se terminaron por derrumbar. Augusto Fernández remató dentro del área, con potencia, para hacer inútil el lance del arquero, que tocó la pelota sin poder evitar el tanto.

Luego, ya en el minuto 90, el conjunto argentino liquidó al local con un contragolpe que concluyó Lucas Pattro. Guadalajara necesita golear a Quito 4-0 y que Defensor Sporting no gane a Vélez.

Meses atrás, el dueño del Rebaño había manifestado: Si queremos ser el mejor equipo tenemos que tener la mentalidad de ir por los dos torneos y vamos por el campeonato de Libertadores .

Hoy sólo quedan las palabras como una anécdota, como otra promesa incumplida, porque Guadalajara está fuera de los dos torneos, esos mismos con los que soñaba su Presidente. (Con información de Carlos Herrera Lizalde)