En la búsqueda de China por convertirse en una de las principales potencias deportivas, el tenis se ha convertido una de las piedras angulares en las que se ha focalizado el proyecto de la nación asiática.

China, junto a Estados Unidos, es el único país en contar con los tres principales eventos de la gira ATP World Tour, con un torneo 250, 500 y Masters 1,000. El Masters de Shanghai fue uno de los pilares para comenzar en el deporte blanco.

Una de las principales estrategias fue ganarse la confianza y comodidad de los tenistas, algo que se vio recompensado al ganar durante cinco años consecutivos entre el 2009 y el 2013 ser seleccionado como el torneo del año dentro de su categoría, galardón que es obtenido mediante la votación de los tenistas tomando en cuenta aspectos como organización, instalaciones, entre otros.

Para la edición 2019, del que es el último Masters 1,000 del año, Shanghai fue el torneo que mayor cantidad repartió en premios, con una bolsa total de 7.4 millones de dólares, de la cual el ganador del torneo obtuvo 1.3 millones. Cantidades respaldadas por el patrocinio de Rolex, marca que patrocina el nombre del torneo desde su comienzo en el 2009.

Una investigación realizada por el mismo evento reveló que el tenis es el séptimo deporte más popular en China. Sin embargo, es el “deporte de aspiración” número uno entre la sociedad.

Principalmente en Shanghai, donde más de 70,000 personas juegan al tenis regularmente, con alrededor de 980,000 interesados que les gusta el deporte o lo practican ocasionalmente.

El crecimiento en interés e infraestructura para eventos del tenis no se ha reflejado en el desarrollo de tenistas chinos. La última en disputar una final de Grand Slam, fue Li Na, ganadora en el Australian Open y Roland Garros.

Previo a la actualización de hoy, en el ranking mundial de la ATP, no cuentan con ningún hombre perteneciente a los 100 primeros puestos, mientras que en el ranking de la WTA, cinco tenistas están presentes dentro del top 100: Peng Shuai (96), Yafan Wang (47), Zhang Shuai (41), Zheng Saisai (38) y Wang Qiang (22), situación que se ha visto relacionada al personaje tan influyente que fue Li Na para dicho deporte. En cuanto a la WTA, cuentan con uno de los principales eventos del calendario, el Wuhan Open.

Para el evento invirtieron 225 millones de dólares, que se reflejaron principalmente en el estadio principal del evento que cuenta con 15,000 asientos, la misma capacidad que tiene la cancha central de Wimbledon

Tiene 18 diferentes patrocinadores por el negocio que involucra China, a causa de que el evento llega a cientos de millones de aficionados. La relevancia del abierto ha involucrado que en Wuhan alrededor de 180 estudiantes se encuentren desarrollándose en búsqueda de un título relacionado al tenis en una de sus 80 universidades. No sólo para saber jugar o entrenar, sino para conocer cómo gestionar eventos sobre el deporte.

Los Next Gen superaron a los experimentados

El ruso Daniil Medvédev quedó campeón del Rolex Masters 1,000 de Shanghai al vencer a Alexander Zverev en la final 6-4 y 6-1 para levantar su cuarto título de la temporada.

El número cuatro del mundo mejoró su registro a 59 victorias y 17 derrotas en el 2019, incluidas 46 victorias sobre canchas duras en esta temporada.

El torneo destacó por la buena participación de la nueva generación de tenistas, quienes acapararon los reflectores en las últimas instancias del torneo. Por primera vez desde 1999 los cuatro semifinalistas de un Masters 1,000 fueron de 23 años o menores.

Entre ellos estuvieron Daniil Medvédev, Alexander Zverev, Stéfanos Tsitsipás y Matteo Berrettini, quienes dejaron fuera a tenistas como Roger Federer y Novak Djokovic.

[email protected]