Un Brasil que no puede fiarse de la historia se topa el lunes con un Chile transformado, que busca romper la larga cadena de tropiezos ante el gigante sudamericano en los octavos de final en la Copa del Mundo.

Ambas selecciones se vuelven a topar 12 años después de chocar en la misma instancia en el Mundial de Francia, donde la escuadra verdeamarela goleó 4-1 al equipo de Iván Zamorano y Marcelo Salas.

Pero el lunes, el Brasil dirigido por Dunga se enfrenta con un entonado Chile que bajo la batuta del argentino Marcelo Bielsa no se anda con cuentos para mostrar sus dientes y atacar sin importarle el enemigo.

Y esa actitud de la ``Roja'' chilena para nada cambiaría frente a los pentacampeones mundiales.

Saldremos a imponer nuestro juego'', advirtió el defensa Mauricio Isla. Ellos han demostrado que son uno de los equipos más grandes del mundo, pero el profesor Bielsa nos ha dicho que impongamos nuestro juego desde el pitazo inicial''.

Ellos son favoritos, pero queremos romper la historia'', enfatizó el jugador del Udinese italiano.