Los Chiefs son el segundo equipo —de los ocho clasificados a la ronda divisional de los playoffs de la NFL— que tienen sede en una de las ciudades con menor población de Estados Unidos, Kansas City, que tiene menos de medio millón de residentes. Sin embargo, el equipo ha logrado valuarse en 2.1 billones de dólares, de acuerdo con datos de Forbes.

La franquicia es más valiosa que el Chelsea (2 billones), el Liverpool (1.9), el Juventus, el Miami Heat (1.7) y los Houston Astros (1.6).

Pero... ¿cómo ha logrado alcanzar ese valor si se encuentra en un mercado pequeño?

La respuesta se debe a varios factores. En primer lugar, por los derechos de televisión, que entre el 2014 y el 2022, recibirá 1,707 millones de dólares, de acuerdo con cifras del portal Statista. También obedece a que el equipo ha generado interés de los aficionados que viven en las ciudades aledañas que, por lo tanto, le ha permitido conseguir más recursos económicos.

Kansas City es una ciudad que se encuentra en el límite de Missouri y Kansas. Además, se encuentra cercana a Nebraska, Iowa, Oklahoma y Arkansas. Ninguno de estos estados tiene una franquicia de la NFL, y eso ha provocado que los Chiefs tengan ese mercado sólo para ellos.

Según el portal Development Strategies, la franquicia realizó estudios de mercado en el 2006 y el 2014 para ver en qué zonas tenía más fans y resultó que su presencia estaba principalmente en cuatro zonas: la del condado de Jackson, Missouri; el resto de ese mismo estado; el área metropolitana de Kansas City, y las zonas que comprenden  Kansas, Iowa, Nebraska, Oklahoma y Arkansas.

La franquicia llamó a estas zonas El Reino de los Jefes, por lo que no es casualidad que uno de los hastag que usan en Twitter sea #ChiefsKingdom, una estrategia para unificar a todos sus aficionados.

El equipo registra una aceptación unánime. Esto se refleja en la asistencia que tuvo en los partidos de campaña regular. Tuvieron 607,780 fans, que los ubicaron como el sexto mejor en ese departamento.

Lo anterior provocó que tuvieran ingresos de 44.8 millones de dólares por venta de entradas, sin contar lo que recauden en playoffs.

Su negocio no sólo está en marcha cuando el equipo está en temporada, también funciona fuera de ésta. El equipo rota sus entrenamientos de primavera en algunos colegios en Iowa, Arkansas y el resto de las localidades en las que tienen más aceptación. En julio pasado, por ejemplo, se establecieron en el campus de la Universidad del Oeste de Missouri.

Aunque la organización no quiso revelar el monto de lo que ganó cuando realizó sus prácticas, el portal newspressnow.com reportó que la derrama económica que provocó la presencia del equipo en la localidad en hoteles y otros establecimientos fue de 475,200 dólares.

La franquicia también se beneficia de que otras grandes ligas tengan poca presencia en la zona. Sólo la MLB, con los Royals, y la NBA, con el Oklahoma City Thunder, tienen presencia en la región.

Es así como un equipo que tiene sede en una ciudad de menos de un millón de habitantes ha logrado convertirse en un negocio fructífero.