En 2017, Patrick Mahomes fue la selección número 10 del draft de la NFL. Cuatro años después, ha llevado a los Kansas City Chiefs a pelear por ser el octavo equipo en la historia de la liga que gane dos Super Bowls de manera consecutiva.

Con 325 yardas lanzadas que se tradujeron en tres touchdowns, el quarterback con más seguidores en redes sociales comandó la victoria de 38-24 sobre los Buffalo Bills y le dio a su equipo el tercer campeonato consecutivo de la Conferencia Americana.

De esta forma, el headcoach Andy Reid empató los títulos ganados por Hank Stram en los 60, cuando los Chiefs ganaron tres Ligas Americanas (ahora llamada Conferencia), aunque no de forma consecutiva como en la actualidad (fueron en 1962, 1966 y 1969). En ese periodo, los Chiefs se convirtieron en campeones de la NFL por primera vez (1969).

Kansas City está a un partido de coronar una temporada regular de éxito: fueron líderes con 14 victorias (ningún equipo tuvo más), líderes en yardas netas por partido (promedio de 415.8) y líderes en pases completos (promedio de 303.4 por juego).

En el duelo directo ante Tom Brady, su oponente en el Super Bowl LV, Patrick Mahomes fue superior en yardas lanzadas durante la temporada regular con 4,740 por 4,633 de la figura de Tampa Bay.

Además, el corredor Travis Kelce fue sublíder en recepciones exitosas con 1,416 yardas recorridas, convirtiéndose en el aliado perfecto para los lanzamientos de Mahomes.

Si hay un equipo que puede arruinar la fiesta de los Buccaneers (primer equipo que jugará el Super Bowl en su casa en toda la historia), es Kansas City, compuesto por hombres récord: Mahomes entró a la lista selecta de los únicos cuatro quarterbacks que han jugado dos Super Bowls en sus primeras cuatro temporadas junto a Tom Brady, Kurt Warner y Russell Wilson, mientras que Travis Kelce estableció el récord de más recepciones (13) en la historia de las finales de conferencia en la época del Super Bowl, en tanto que el headcoach Andy Reid es el segundo entrenador activo con más victorias en la NFL (196), solo por debajo de Bill Belichick, de los New England Patriots.

“Somos un equipo que cree en cada uno de nosotros”, describió Mahomes tras la victoria ante los Bills y luego de una semana en la que se recuperó de una lesión en el pie y una conmoción. “Creo en mis chicos por encima de todos”, confirmó el quarterback que pasó de ganar 1.2 millones de dólares en 2018 a cerrar el contrato más lucrativo en la historia de las cuatro ligas deportivas más importantes de Estados Unidos en 2020: 450 millones por 10 años.