José Manuel de la Torre es un director técnico estricto, disciplinado y autocrítico. El actual entrenador de Santos platicó con El Economista y dijo sentirse agradecido de dirigir al cuadro Lagunero. Además, Chepo aceptó que el torneo pasado se quedaron cortos al ser eliminados en cuartos de final ante Toluca, por lo que, advierte, están mentalizados en llegar más lejos para el presente Apertura 2017.

El estratega además confesó que vive mirando partidos para estar siempre preparado para la hora de encontrarse a cualquier adversario, y, de paso, sentenció que cuando trabaja se deleita mirando lo que hacen sus futbolistas en la cancha, por lo que cualquier club profesional estrella como el Real Madrid, el Barcelona o el Bayern Múnich, le pasan desapercibidos.

El entrenador habló con El Economista sobre su equipo, sus sufrimientos, enojos y de la Selección Mexicana.

-¿Cómo percibes a tu equipo en el arranque del torneo luego de un semestre en el que lograron meterse a la liguilla?

-La verdad es que el equipo ha trabajado muy fuerte, muy consciente de todo lo que nos sucedió el torneo pasado y de todo lo que podría pasar en esta temporada. Existe una competencia interna muy fuerte no sólo en busca de una posición, sino para aparecer en la lista de los 18 elementos que se registran para el partido, eso ayuda a levantar el nivel en el arranque.

-¿Te han puesto complicada la decisión de elegir a los 11 que inician y a los siete que van a la banca?

Es bastante agradable tener a un grupo así, muy profesional, intenso, en busca de consolidarse en nivel individual para competir primero dentro del plantel y luego con los rivales.

-¿Cuánto tiempo inviertes para definir la estrategia para tu próximo compromiso?

Los tiempos son todos los días, porque siempre hay que estar pendientes de lo que estás haciendo tú, así como lo que hacen los demás. Estar siempre atento de lo que sucede en nuestro futbol te sirve para que cuando te enfrentas con ellos lo puedas utilizar. Pero siempre con el rival en turno tratas de estudiar más, se revisan los cuatro últimos partidos que ha tenido, qué han hecho, con quiénes lo han hecho y cómo han modificado de acuerdo con las circunstancias, para ver por dónde te pueden hacer daño y protegerte, y saber cómo los puedes atacar y poderles ganar.

-Has sido campeón con los dos equipos que has dirigido (Chivas y Toluca) y a Santos ya lo metiste a una Liguilla. ¿Qué tan cerca está tu actual club de poder llevarse el trofeo?

Lo que se hizo el torneo anterior fue bueno, pero tenemos claro que nos quedamos cortos. Este año tenemos que mejorar lo que hicimos el semestre pasado y siempre el objetivo principal es la calificación porque es la puerta que te abre la posibilidad hacia un título. Sabemos que en esas instancias cualquiera puede ser campeón. Tenemos la misma convicción de mejorar los puntos y llegar más lejos.

-¿Qué es lo que más te puede hacer molestar durante un juego?

La impotencia de estar afuera y no tener participación como cuando eres jugador, lo demás son momentos y el poderte controlar es lo más importante.

-¿Una vez que concluye el partido cómo logras relajarte?

En nuestra profesión sabemos que la parte intensa es en los partidos, ya cuando termina vamos a los análisis con la mejor calidad posible para sacarle provecho a todo lo que ha sucedido.

-¿Actualmente qué equipo es el que más te gusta y te llena el ojo?

En estos momentos cuando tengo trabajo el único que me gusta es en el que trabajo. Santos es el que más me gusta, yo solo tengo ojos para mí equipo.

-Tú, que has estado al frente de la Selección, ¿qué opinas de la gestión de Juan Carlos Osorio y los rumores sobre su continuidad?

Así es esa posición, estás siempre en boca de todo mundo y solo los resultados van a poder determinar si puedes estar o no en cualquier lugar, además está en el gusto de cada uno. Pero me mantengo al margen porque soy un colega, he estado en la misma posición, yo ya lo viví y es así y se acabó. Lo que buscamos en ese puesto es que nuestra Selección califique y sea campeona en los torneos a los que vaya.