La atención sobre el mexicano Sergio Pérez cambia de perspectiva en su segunda temporada en la F1. Si el 2011 era un año de experimentación y adaptación al coche, más lo que envuelve el crecimiento dentro de la categoría, los compromisos para el jalisciense se elevan para la campaña que comienza el domingo en Australia.

Cuenta con rasgos faciales y físicos de mayor madurez al de aquel juvenil que asistía y transitaba por la zona de pits del Autódromo Bernardo Obregón, en Guadalajara, para ver el desempeño de su hermano, Antonio, cuando ya acaparaba espacios en medios de comunicación y aficionados al automovilismo cuando incursionaba en la GP2 Series.

Checo afirma que el 2012 debe ser de consolidación .

Y cuando alude a afianzarse en la escudería Sauber y en el Gran Circo, acompaña su objetivo con hacer más de los 14 puntos de su certamen de debut e intentar superar el séptimo sitio como máximo resultado en F1. Aunque para esta campaña haya adversarios para los que no pasa desapercibido. Ahora los otros competidores me conocen más , aseguró.

El reto es llevar a su escudería al quinto lugar dentro del campeonato, para lo cual son necesarios 75 puntos para cuando la contienda termine en Sao Paulo.

Por lo pronto, Checo, que ganó 14 carreras en el 2007 en la British Formula Three, empieza su segunda experiencia en la F1 en el circuito de Albert Park, pista en la que fue descalificado en el 2011 cuando había cruzado la meta en séptimo lugar.