El presente de Checo Pérez no luce congruente con su futuro. Por ahora, el mexicano se ubica en el cuarto lugar de la clasificación de pilotos con 100 puntos (su mejor registro desde el 2016) y 70 puntos por debajo de Max Verstappen (en tercer lugar). Sin embargo, a falta de dos carreras para terminar la temporada 2020, no tiene un lugar seguro en una escudería para el 2021.

“El plan A es continuar. El plan B es parar durante un año. Si no estoy en la Fórmula 1 el año que viene, no me veo haciendo nada más. Me tomaría un año para considerar lo que quiero hacer y si realmente lo echo de menos. Quiero seguir adelante, creo que estoy en la cima de mi carrera, pero también debo seguir adelante con una razón, con un buen proyecto para dar el 100 por 100”.

Con esas palabras previo al Gran Premio de Bahrein de este 29 de noviembre, el piloto mexicano abre la posibilidad a una nueva faceta en su vida, lejos del deporte. Se plantea convertirse en empresario y ser un Checo más hogareño: “Tengo a mi familia y muchas otras cosas. Todavía soy muy joven, podría verme a mí mismo más tarde haciendo otros negocios fuera del deporte motor, no en mis 30 años actuales, pero si sucediese, estaría feliz de seguir esa opción. Toda mi vida he estado en el automovilismo, así que tengo que ver la vida fuera del deporte, cómo es y qué me conviene”.

Apenas en el Gran Premio anterior, en Turquía, Pérez alcanzó el segundo lugar solo por debajo de Hamilton.

Su primer podio desde abril del 2018 y su primera posición de plata en ocho años. Estos logros lo han colocado en el cuarto lugar del ranking individual y han puesto a la escudería Racing Point como tercer lugar general en el Mundial de Constructores con 154 puntos.

No obstante, Racing Point ha contratado los servicios de Sebastian Vettel como compañero de Lance Stroll (quien es hijo del dueño) para la próxima temporada, por lo que el mexicano estaría fuera de dicha escudería y ahora ha sonado para llegar a Red Bull, que dejaría fuera de su equipo a Alex Albon.

“La mayoría de los pilotos se jubilan y luego de seis meses se vuelven locos y quieren hacer lo que esté disponible. Veré cómo me siento sin competir, veré si realmente lo necesito, si realmente quiero volver o si hay otra serie de cosas que me interesa hacer”, destacó Checo.

deportes@eleconomista.mx