Aunque al piloto se le ha etiquetado de pay driver, puesto que empresas como Telmex, Telcel e InterProtección inyectan recursos económicos a los equipos de Checo, también es cierto que la imagen del volante mexicano ayudó a crecer la popularidad de la F1 en México y que para sus patrocinadores “ha sido una gran oportunidad de colocar su marca en un lugar donde no habían estado antes de una forma tan visible, además con un piloto mexicano”, opinó Diego Mejía, analista de deportes motor durante cerca de 20 años.

Tras anunciarse que al final de la actual temporada Checo quedaría desvinculado de Racing Point, con quien tenía contrato hasta 2022, Mejía explicó que la permanencia del piloto mexicano en la Gran Carpa involucra factores más allá del poderío de las empresas que lo respaldan, como el contar con un equipo que lo ayude a sumar puntos de entre los disponibles.

Para la temporada 2021 de la F1 sólo quedan siete asientos por definirse: el asiento de Red Bull al lado de Max Verstappen; los dos puestos de la escudería Toro Rosso (filial de Red Bull), los dos asientos del equipo Alfa Romeo y los dos de Haas.

“Pienso que dependerá de lo que quiera hacer Checo, porque si al final lo de  Red Bull no es una opción, que yo personalmente lo veo como la opción menos probable, y no le convence alguno de los otros dos equipos, puede optar por una cuarta opción que es simplemente retirarse de la F1”.

De acuerdo al analista, el hecho de que Pérez cuente con marcas y compañías con capacidad de inversión asociadas a su nombre se convierte en un mayor atractivo para los equipos con menores recursos como Alfa Romeo y Haas, “aunque para Red Bull no necesariamente resulte algo despreciable”.

En 2017 Forbes indicó que Telmex, Claro, Infinitum y Telcel, patrocinadores de Checo Pérez, habían aportado más de 40 millones de dólares en contratos a las escuderías Sauber (ahora Alfa Romeo), McLaren y Force India (ahora Racing Point). El mismo medio precisó que tan sólo entre 2014 y 2015, Telcel y Telmex invirtieron 5 millones de dólares cada una y Claro 6 millones, además que InterProtección aportó dinero en dos partes, una a través de su contrato con el piloto y otra, independiente, en capital que le aportó a Force India.

De acuerdo al especialista, hoy en día, para llegar a la F1, además de sus habilidades, un piloto también requiere de buenas relaciones públicas y el apoyo de los sponsors, pues competir en una temporada de la Fórmula 3 puede costar entre medio millón y un millón de euros, mientras que en la Fórmula 2 se duplica la cifra.

Es por eso que muchos de los pilotos que ganan carreras y que resultan campeones, además de ser parte de los programas de los equipos de F1, cuentan con patrocinadores personales.

“En su momento Checo también tuvo que pasar por eso en la Fórmula 3 británica y después en la GP, la Fórmula 2. Luego, para poder dar el paso a la F1 hay temporadas en las que incluso entra un solo piloto nuevo por ejemplo en esta que Nicolás Latifi es el único piloto nuevo en la parrilla”.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx