El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) ganó el Gran Premio de España de Fórmula Uno, por delante del alemán Sebastian Vettel (Ferrari), en el circuito de Montmeló, cerca de Barcelona, donde el mexicano Sergio Pérez se quedó a las puertas del podio al concluir en cuarto sitio. El australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) entró en la tercera posición.

Hoy ha sido un gran día para nosotros, estoy muy orgulloso del equipo y nuestro trabajo este fin de semana. Todo salió bien y nos hicimos con unos buenos puntos , dijo Pérez.

Mantuve la calma, gestioné mi velocidad y controlé la carrera para acabar bien , añadió.

Con el resultado de Sergio lleva ya 15 carreras consecutivas sumando puntos.

Sin duda, después del fracaso que representó McLaren, el piloto mexicano ha demostrado que tiene la calidad suficiente para estar en la categoría automovilística más importante del mundo.

Ayer, el subdirector de Force India, Robert Fernley, dio un mensaje que puede ser un indicativo al futuro de Checo. Lo dejaríamos ir si Ferrari lo quiere , dijo.

Vettel, pese a su segundo puesto, se mantiene como líder del Mundial de pilotos, con seis puntos de ventaja sobre Lewis Hamilton, que logró este domingo su segunda victoria de la temporada tras el GP de China, superando por más de tres segundos al alemán de Ferrari.

Ha sido un muy buen fin de semana, volver a primera línea así, tras el resultado en Rusia (donde no entró en el podio), está muy bien , dijo el triple campeón del mundo.

Ganó sin discusión posible, a pesar de que no puedo estar satisfecho con este resultado , reconoció Vettel, que ha conseguido acabar siempre en el podio esta temporada.

El español Fernando Alonso (McLaren Honda), que salía desde el séptimo puesto, entró en la 12ª posición, tras haber llegado a caer hasta la decimoséptima. Alonso completó este domingo su primera carrera de la temporada tras los abandonos en los cuatro grandes premios anteriores.

En la salida perdimos muchas posiciones, con Felipe de la escudería Massa, que no me vio, y luego, en ritmo de carrera, sabíamos que no teníamos el de los coches de delante , dijo Alonso tras la carrera a la televisión Movistar F1.

Pero estoy contento con el fin de semana, hicimos una vuelta super y hoy he terminado la carrera, así que pasito a pasito , añadió el dos veces campeón del mundo (2005 y 2006).

Alonso se vio lastrado en la salida por un toque con el brasileño Massa (Willams-Mercedes), lo que de paso permitió al mexicano Checo Pérez adelantar tres posiciones para colocarse quinto.

La posterior retirada del finlandés Valtteri Bottas del equipo Mercedes permitiría al mexicano colocarse en la cuarta posición en la que acabaría.

Bottas, ganador del Gran Premio de Rusia a finales de abril, abandonó en la vuelta 44, tras un conato de incendio en su bólido.

Primera vuelta accidentada

En Montmeló la primera vuelta ya empezó a marcar el guión de la carrera, con una salida accidentada, en la que Vettel, que salía segundo, logró superar a Hamilton.

Kimi Raikkonen (Ferrari) tuvo que abandonar tras tocarse con el Red Bull del holandés Max Verstappen, de la escudería austriaca, ganador el año pasado, quien también quedó fuera de la carrera.

Vettel estuvo por delante la mayor parte de una carrera en la que tuvo una gran importancia la elección de los neumáticos, respecto a los cuales el alemán y Hamilton siguieron estrategias completamente diferentes, alternando gomas blandas y medias.

Tomando ventaja del despliegue del coche de seguridad virtual para sacar el McLaren-Honda de Stoffel Vandoorne en la vuelta 38, Hamilton aprovechó para calzar neumáticos blandos en lugar de medios.

Una vuelta más tarde, Vettel hacía la maniobra inversa y salía justo por delante de su rival, produciéndose un ligero toque entre ambos monoplazas.

El Ferrari, que, se supone, gestiona mejor la degradación de las gomas, se vio superado finalmente por Hamilton a falta de 22 vueltas. El británico ya no abandonaría la primera plaza hasta ver la bandera a cuadros.

El bonito duelo entre Hamilton y Vettel ha permitido confirmar en Montmeló que la hegemonía de la escudería Mercedes, que reinaba sin nadie que le hiciera sombra desde el 2014, parece haber terminado.

Ahora cada Gran Premio es un duro combate entre la Scuderia y el equipo que dirige Toto Wolff.