Conseguir una entrada para el Juego de Estrellas de la NBA en Charlotte se convirtió en una misión titánica para los aficionados. Primero, porque su precio oscila hasta 10,000 dólares, de acuerdo con reportes de Statista, Ticket IQ y Ticket City, y, en segundo lugar, porque hay poca disponibilidad de éstos.

Además, TicketIQ reporta que las entradas para el All-Star 2019 son las segundas más caras en la última década.

“El juego del 2019 está por delante del Staples Center del año pasado y detrás del Madison Square Garden en 2015”, señala Jesse Lawrence, el fundador de TicketIQ.

Stephen Green, fanático de los Hornets, dijo a la televisora estadounidense WBTV de Charlotte que pagó 10,000 dólares por una entrada y añadió que no le importaba adquirir a ese costo su boleto porque “era un evento único en la vida”.

Green exageró, pero su definición estuvo cerca de la realidad. La del domingo será apenas la segunda ocasión que la ciudad albergue el Juego de Estrellas de la NBA.

La primera ocasión fue en 1991, cuando los Hornets tenían su antigua administración. A partir del 2010, el equipo fue adquirido por Michael Jordan, quien fue una pieza fundamental para llevar el evento a Carolina del Norte (el estado al que pertenece la ciudad), debido a que él nació, creció y aún reside ahí. El exjugador, admitió, que uno de sus objetivos era que el partido se volviera a disputar en la ciudad.

La disponibilidad de las entradas, según el portal Charlotte Five, tuvo preferencia para las celebridades, jugadores de la NBA, atletas de otras disciplinas, actores y, en último lugar, para los aficionados. El sitio detalla que esa es una de las razones por las que el precio de los tickets se elevó desmesuradamente y la disponibilidad fue reducida.

Un grupo pequeño de fans de los Hornets, que tienen al menos cinco temporadas como propietarios de entradas anuales, fue seleccionado en un sorteo para que pudieran comprar un máximo de dos entradas a un precio de 350 dólares cada una, que es el costo promedio de una entrada para ver al equipo en un partido de temporada regular.

“La directiva ofreció los pocos boletos restantes para los fans”, dijo Charlottean Farooq Yousuf, uno de los aficionados, al Charlotte Five.

El Economista hizo una revisión en el portal de compraventa de boletos StubHub para saber los costos de los boletos para el partido, a cinco días de que éste se realice.

El precio mínimo fue de 10,704 dólares y el máximo de 118,823, que corresponde a asientos casi a ras de la duela.

“Es la mayor fiesta que vivirá la ciudad”, agregó Green.

El entusiasmo y la falta de boletos provocaron que se haya desatado una serie de estafas con los boletos, aseguró Mike Potenza, asesor general adjunto del director de propiedad intelectual de la NBA, en una entrevista a la televisora WSOCTV.

El directivo explicó que es un fenómeno que ha sucedido previamente en otras ciudades que han albergado el Juego de Estrellas, pero que en Charlotte se podría incrementar por la expectativa que ha generado.

“Los revendedores ofrecen nombres de dominio como Charlotte All-Star, con lo que intentan que parezca que son de alguna manera boletos oficiales. Esta falsificación también se caracteriza porque los boletos son dramáticamente más baratos en comparación con los que ofrecen las plataformas digitales o los revendedores convencionales”, señaló Potenza.

Ticket IQ publicó que los precios para el juego en Charlotte son 40% más caros que los asientos más baratos disponibles en el Juego de Estrellas de la NBA celebrado en el Madison Square Garden en 2015 y 60% más costosos que los asientos más baratos disponibles en la edición del año pasado que se celebró en el Staples Center.

Jesse Lawrence, fundador de la plataforma, afirmó a la WBTV que no hay una única razón por la que los precios de las entradas sean más caros en comparación con los juegos que se desarrollaron en Nueva York y Los Ángeles, pero tiene una teoría:

“Las personas que están interesadas en asistir al partido están pagando un precio tan elevado porque es un evento tan grande y no saben cuándo habrá uno similar en Charlotte. La gente quiere asegurarse de que estarán en el evento del año”.