Pueden pasar 10 minutos de juego y Nicolás Castillo sólo observa como pasean el balón por toda la cancha. Entre rivales y compañeros, al delantero de los Pumas no le prestan la pelota, pero basta que llegue a su posición para anotar un gol, definir un partido, erigirse como goleador.

El futbolista chileno no está entre los 10 delanteros que más disparan a portería, apenas suma cinco disparos en 360 minutos. Es decir, cada 72 minutos Nicolás es el autor de un disparo a gol en Pumas, pero aun así, es el anotador más efectivo de la Liga MX.

Nosotros sabemos que nos está faltando producir opciones de gol y apoyarlo más para que él reciba más balones y pueda meter más goles , explicó Josecarlos Van Rankin sobre las condiciones que enfrenta Castillo.

Jugar en Pumas no es fácil cuando es el equipo que menos remates totales (38) y disparos a gol (14) registra en todo el torneo. También cuando el centro delantero registra en cuatro partidos, apenas 12 toques de balón; entonces, la alternativa del mejor goleador del torneo es aprovechar las circunstancias.

Con 12 goles en 14 partidos, Castillo aporta 46% de todas las anotaciones que suma Pumas desde el torneo pasado.

Hemos dependido de él porque ha metido los goles, pero es un trabajo de conjunto y esperemos que no falte, porque es un jugador muy importante y el equipo tiene que encontrar esa forma de ser más ofensivo aunque no esté Nicolás , agregó Josecarlos, defensa del equipo auriazul.

Nicolás no tiene un socio ofensivo que le facilite las labores, apenas cinco de sus goles han llegado por asistencias de sus compañeros. Pablo Barrera con dos pases de anotación para Castillo no juega desde el torneo pasado por una lesión en la rodilla.

El resto de las anotaciones del delantero sudamericano llegaron por esfuerzos individuales (un gol), jugadas con balón detenido (2) y cuatro goles Nicolás los consiguió en segundas jugadas, bajo situaciones donde aprovechó su posición para sacar ventaja de remates que habían realizado sus compañeros.

Pumas tiene el segundo peor promedio de tiempo de posesión del balón en el torneo, según los datos de Match Analysis en la página de la Liga MX con 21.9 minutos por partido. El equipo de Francisco Palencia es el tercero que menos pases intenta. El control del balón no es una de sus fortalezas, pero cuando la pelota llega a los pies o cabeza de Nicolás Castillo es casi una garantía de gol.