El espectro de sentimientos de Nicolás Castillo van desde la furia, porque sus compañeros no entienden sus movimientos, la resignación cuando el balón no le llega, el enojo que le causa los errores del árbitro y la euforia al momento de anotar su tercer gol del partido.

El delantero de Pumas a veces sólo camina y se muestra muy distante en sus expresiones, gestos y por momentos en la cancha parece insensible, como cuando Matías Alustiza anotó el segundo gol que le daba la ventaja al equipo (2-1) al minuto 54. Castillo no mostró emoción alguna del hecho.

Sin embargo, el atacante se posicionó como la figura a seguir en el estadio Universitario al llegar la tarde del domingo. Un triplete de Nicolás Castillo ayudó a Pumas a ganar 4-2 a Puebla y significó dejar atrás una racha de ocho juegos sin victoria. También, sirvió para mantener aspiraciones de calificar a la Liguilla a un punto de Pachuca que tiene el último sitio con acceso a la fase final del campeonato.

El partido, además de mostrar los estados de ánimo de Castillo, fue un panorama del abanico de situaciones que vivió Pumas no sólo en el partido, sino en lo que va del torneo. Todo comenzó con el gol del canadiense Lucas Cavallini para Puebla, que despertó el pesimismo y traumas de los jugadores universitarios, sobre todo porque hasta antes del gol, Pablo Barrera mostró desequilibrio y puso un disparo en el poste.

Incluso con el primer gol de Nicolás (45’), no cambió el ambiente en el estadio, la expectativa se mantenía con la idea del  peor desenlace, como había ocurrido en los partidos de local anteriores, ante Toluca y Necaxa.

La renovación del equipo del entrenador David Patiño comenzó en las peores circunstancias cuando salió expulsado Mauro Formica. Instantes después, Cavallini anotó su segundo gol. El entorno estaba a cuestas, pero la reacción auriazul comenzó con el gol de Alustiza y, para sentenciar el duelo, dos goles más de Castillo cuando Puebla descuidó la defensa.

Entre el tumulto por la victoria, los jugadores olvidaron las diferencias que se produjeron en la cancha así como las adversidades, como la lesión de Kevin Escamilla y la expulsión de Formica. La victoria compone cualquier entorno, sobre todo después de que pasaron cinco derrotas y tres empates.

Lobos y Veracruz pierden en sus partidos de la jornada

Lobos BUAP y Veracruz tropezaron este fin de semana en su lucha por eludir el descenso, aunque son los Tiburones los que parecen estar a un paso de lograr el objetivo de mantener la categoría.

Tras el tropiezo del cuadro poblano (1-0) ante Necaxa, ahora los de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla están obligados a ganar sus dos duelos restantes y esperar a que los del Puerto no lo hagan, porque, en caso de que sumen los 6 puntos restantes, en automático estará descendido el club que ahora es dirigido por Daniel Alcántar.

La misión de Lobos luce complicada si se toma en cuenta que acumulan seis partidos sin conocer la victoria, de los cuales en cinco se quedó con las manos vacías. Los duelos restantes para el Benjamín de la Liga MX serán ante Monterrey como visitante y contra Puebla ante en su estadio.

Por su parte, Veracruz, que perdió 2-1 ante León en el Luis Pirata Fuente, estaría salvado en automático si vence a Toluca en el Nemesio Díez y a Cruz Azul en el Puerto.

En caso de no obtener el par de triunfos, los escualos podrían asegurar su permanencia si Lobos deja un solo punto en el camino. Con esto, si los de la BUAP no superan a Rayados, la próxima semana estarán oficialmente de regreso en el circuito de Ascenso MX.

América, Cruz Azul y Guadalajara no pudieron ganar

De los equipos grandes del futbol mexicano, sólo Pumas pudo ganar su partido ante Puebla. En cambio, América no pudo superar a Monterrey, que jugó con un futbolista menos desde el primer tiempo por la expulsión de Jesús Molina y tuvo que conformarse con el empate 0-0 final.

Mientras que Cruz Azul tuvo un mejor partido tras igualar 2-2 como visitante ante Tigres, siendo Martín Cauteruccio el anotador de ambos tantos. Chivas, que llegó a Tijuana pensando más en el juego de ida de la final de la Liga de Campeones de Concacaf ante Toronto, fue goleado 3-0 por Xolos en el estadio Caliente. Finalmente, Toluca obtuvo su octavo triunfo consecutivo y sigue líder del Clausura 2018, luego de superar 1-0 a Morelia y llegar a 33 unidades. (Con información de Agencias)