Yaser Yotun le pega al balón con delicadeza para mandar un centro globeado al borde del área chica, donde el delantero de Cruz Azul, Milton Caraglio llega con velocidad tras superar a los defensores de Pumas, y empuja el balón con la cabeza para concretar el tiro libre en gol.

El argentino corre a la esquina del terreno de juego y estira los brazos para celebrar la anotación con sus compañeros, que les dio la victoria de 2-1 contra Pumas. Caraglio se persigna y mira al cielo para darle gracias a dios. El reflejo de un hombre religioso y agradecido con el momento actual que vive junto a Cruz Azul al estar sólidos en zona de Liguilla.

“Caraglio es un jugador muy importante para Cruz Azul porque le da salida al equipo, puede saltar la línea y cubre muy bien el balón, se mueve muy bien en el área. Lo importante que yo veo en él en torno a esta temporada es que le dieron continuidad, cosa que anteriormente no tenía, y por eso está dando resultados, a mí particularmente siempre me gustó. Hablaron mucho de Cauteruccio que hace golazos en entrenamientos, pero hay jugadores de entrenamientos y de partidos”, comenta a El Economista Carlos Hermosillo, exjugador de La Máquina.

En el actual Clausura 2019, Caraglio suma nueve goles, lo que significa ser el cuarto delantero con más tantos en el torneo y el principal goleador de Cruz Azul, por lo que está teniendo la temporada más productiva desde su llegada a México.

“Siempre, siempre lo supe (que iba a volver a anotar), porque no quiero ser reiterativo, pero son momentos que pasamos y sabía que iba a pasar. Si sirve para ayudar al equipo, mejor. Lo de los goles, son rachas que tenemos, y gracias a Dios también acompañan los resultados al equipo”, comentó tras su doblete ante Pumas en la jornada pasada.

En el 2016 con Xolos de Tijuana, el delantero de 30 años de edad estaba cifrado en 1.6 millones de dólares, lejano a su valor actual de 3.3 millones, el más alto de su carrera y el quinto más valioso de Cruz Azul, que se ubica como la cuarta plantilla más cara de la Liga MX.

Lejos quedaron los momentos de inicio de temporada en los que no lograba consolidarse como titular, anotó un autogol contra León que valió la derrota a su equipo en Copa MX y vivió la situación más preocupante para cualquier delantero: la falta de gol.

Pedro Caixinha comentó en una rueda de prensa que invitó a sus delanteros a cenar a su casa, entre ellos a Milton, para demostrar que todos vivían juntos la misma situación y que sería pasajera.

Por lo que la temporada de Caraglio se ha convertido en un reflejo de lo que ha sido Cruz Azul a lo largo del torneo, de incertidumbre y falta de resultados a una consolidación construida con base en buenos resultados. Marchan invictos desde las últimas ocho fechas, logrando un buen cierre de torneo, sin que los focos de atención estén igual de centrados en ellos como el torneo pasado, lo que, han mostrado, influye para que trabajen con mayor comodidad.

“No iniciamos el torneo de la manera que queríamos, pero siempre tenemos la mente puesta en lo que el cuerpo técnico y cada jugador quiere. Cada fin de semana nos ponemos a prueba para corroborar todo lo que venimos haciendo bien”, comentó el delantero durante el torneo.