La crisis sanitaria cambió los esquemas del futbol mexicano, desde el nombre del torneo que se denominó Guard1anes 2020, el uso de cubreboca como nuevo aditamento a la indumentaria previo al inicio del juego y aficionados y sonido virtual, además de la necesidad de actuar con rapidez ante un panorama incierto.

La Liga inició entre retrasos en los resultados de las pruebas de Covid-19, casos positivos, partidos pospuestos y sumado a lo anterior una tormenta tropical y una renuncia sorpresiva.

Durante la última semana se dieron a conocer al menos siete casos positivos entre jugadores de los primeros equipos de Mazatlán, América, Necaxa y Chivas, mientras que las mismas instituciones registraron otros nueve casos entre equipos femeniles, cuerpo técnico, categorías inferiores y miembros de staff; por su parte Cruz Azul, Atlas y Santos reportaron 12 casos positivos sin especificar de quién se trataba.

Ante la alta demanda de pruebas de laboratorio se presentaron retrasos en la entrega de resultados, es por ello que el duelo inaugural entre Atlético San Luis y Juárez, originalmente programado para el jueves 23 de julio y el debut de Mazatlán ante Puebla, esperado para el pasado viernes 24, se trasladaron para este lunes  27 de julio.

El columnista de Diario Récord “Francotirador” indicó que a manera de mantener un control en la calendarización de partidos, es la directiva de la Liga quien decide reprogramar un encuentro en caso de contar con más de cinco jugadores con positivos por Covid-19.

El torneo fue finalmente inaugurado por el duelo entre Tigres y Necaxa, donde los Rayos cayeron 3-0. Si algo distingue a los felinos es su fiel afición, cuentan con el mayor promedio de asistencia cada torneo, y las medidas sanitarias no han apagado el fervor pues decenas de aficionados acudieron al hotel de concentración de los jugadores previo al debut.  Los equipos y la Liga no han logrado evitar del todo la presencia de aficionados en estadios, aún cuando los partidos se realizan a puerta cerrada.

Tres días antes del primer partido de Pumas en el torneo, Míchel González, director técnico,  presentó su renuncia justificando asuntos familiares. Andrés Lillini, director de fuerzas básicas, fue designado para ocupar el cargo de manera interina mientras la directiva elige a un reemplazo. El mismo día en que se anunció la separación del técnico, Jesús Ramírez, director deportivo del club, indicó que se había alcanzado un acuerdo salarial con los futbolistas, un tema que hasta ese momento se encontraba pendiente.

“La salida de Míchel fue repentina, de las seis de la tarde de un día a las nueve de la mañana del otro me tocó hacerme cargo de este interinato, me lo pidió el presidente Leopoldo Silva y Chucho Ramírez. Teníamos tres días para realizar el partido y por encima de todo está la institución, hay un club, un afición que merece que estemos al 100 por ciento, no vale tener excusas ante un mal momento, somos profesionales, jugadores de élite, tienen que estar preparados para estas circunstancias y lo han demostrado. Es un grupo fuerte, muy noble, siempre lo hemos dicho internamente en el club, entonces fue muy fácil”, dijo Andrés Lillini en conferencia de prensa.

El ‘Protocolo de Sanidad para el retorno a los estadios’ anunciado desde el mes pasado por la Liga, fue elaborado con base en guías presentadas por el Gobierno Federal, así como en documentos emitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la FIFA, entre otros organismos. Y entre las medidas, no se permite la entrada de aficionados a los estadios.

“Cualquier persona de las autorizadas para ingresar a los estadios deberá usar cubreboca, se le toma la temperatura. Deben tener un certificado de su empresa con los resultados médicos que avalen su buen estado de salud, el cual se deberá entregar al Director de Sanidad o Seguridad 24 horas antes del partido”.

Ayer en el estadio de Ciudad Universitaria, el representante de una barra de aficionados entró a las gradas a colocar una manta con el mensaje: “Que al regreso no falte nadie. Quédate en casa. Curva norte”. En la Copa GNP también se dio la ocasión.

Al respecto la Coordinación de medios del equipo explicó a El Economista:

“El club Pumas negoció un permiso con la Liga MX para dejar entrar al representante de una barra (...) No hay una multa por el acceso. Es una iniciativa para incentivar a la gente a que se quedara en su casa y no fuera al estadio. En la Copa GNP por México tuvimos varios casos de aficionados afuera del estadio. El fan entró entre 9:00 y 10:00 am, antes de que llegaran los jugadores y con apoyo de quienes trabajan ahí, colocaron la manta y se salieron del estadio.

Hoy no sé quién ingresó, pero el permiso lo solicita el club y se pone de acuerdo con la barra. Sobre cuántos pueden entrar checaré el dato. La liga hace la indicación del tipo de mensaje que se debe dar en la manta”.

A lo anterior, a la jornada 1 se sumaron dificultades de índole climatológico, el partido entre Rayados y Toluca se pospuso al pronosticarse que la tormenta tropical Hanna golpearía con fuerza a la Sultana del Norte el domingo, aumentando el riesgo de inundaciones y dificultando el traslado de los equipos y staff al estadio, por lo que el partido cambió de fecha al martes 28 de julio de 2020.

[email protected]