El gobierno estadounidense le garantizó a la FIFA que no habrá discriminación en el ingreso de viajeros a Estados Unidos en la Copa del Mundo del 2026.

La candidatura de Norteamérica ha enfrentado cuestionamientos sobre el potencial impacto de los intentos del presidente Donald Trump para implementar una prohibición de viajes a Estados Unidos por los ciudadanos de seis países musulmanes.

Un reporte independiente de derechos humanos asignado por la candidatura advirtió que “pudiera haber discriminación en relación con las restricciones de viajes para ciudadanos de ciertos estados”.

El informe fue sometido a la FIFA en marzo como parte de los requerimientos de las candidaturas, pero Estados Unidos ha ofrecido nuevas garantías al organismo rector del futbol sobre el impacto de las políticas de inmigración en la Copa del mundo.

“Todos los deportistas elegibles, funcionarios e hinchas de todos los países del mundo podrán entrar a Estados Unidos sin ser discriminados”, le informó el gobierno estadounidense a la FIFA en una carta la semana pasada.

La carta iba a ser mencionada en un discurso en Bruselas el martes por el presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Decio de María, en una presentación con sus contrapartes estadounidense y canadiense. Los tres países presentan una candidatura conjunta, rival de la de Marruecos, en la votación del 13 de junio por el Congreso de la FIFA.

“Nuestros tres gobiernos han proveído las fuertes garantías que necesitamos, incluyendo que la entrada será segura, confiable y conveniente para todos los jugadores e hinchas”, le dijo De María al congreso de la Asociación de Prensa Deportiva.

“Al igual que lo hizo para los Juegos Olímpicos del 2028 en Los Ángeles, el gobierno de Estados Unidos ha dicho que planea emitir visas, sujeto a la ley estadounidense “independientemente de raza, color de piel, etnia, origen social o nacional, género, idioma, religión u orientación sexual”, dijo De María. Hasta 207 naciones votarán para determinar la sede del 2026.

Marruecos se propone gastar 15,800 millones de dólares en proyectos de construcción para preparar el país para la que sería su primera Copa del mundo, incluyendo 3,000 millones para la construcción y renovación de estadios.

Ninguna infraestructura adicional significativa tiene que construirse en Norteamérica para el Mundial y el comité de la candidatura pronostica ahora que el torneo generaría una ganancia récord de 11,000 millones de dólares. La FIFA generó 5,700 millones en ingresos en el ciclo de cuatro años de la Copa del mundo 2014.