San Diego.-La camiseta negra que estrenó la Selección Mexicana de futbol en Suráfrica 2010, está agotada en negocios deportivos a lo largo de la frontera mexicana con Estados Unidos e incluso al lado estadundiense de la frontera, informó hoy un economista experto.

El analista Alejandro Díaz Bautista, asesor económico de los diez gobernadores de la frontera entre Estados Unidos y México, dijo a Notimex que el público deberá ahora tener cuidado de no adquirir "versiones pirata" de la camiseta negra de la Selección.

El profesor de economía en San Diego e investigador económico del Colegio de la Frontera Norte (Colef), dijo que el Mundial de futbol va a tener una derrama importante en la frontera mexicana, especialmente en las fechas en que juega la Selección Mexicana, aunque también se registre ausencia laboral.

Las principales ventas que se esperan, dijo Díaz Bautista, son las de cerveza, botanas en todas sus versiones, antojitos y alimentos para preparalos y sodas o bebidas gaseosas.

Dijo que en la última década el número de estadundienses que decidieron radicar en México, se duplicó y es una amplia comunidad que ahora es parcialmente aficionada al futbol soccer en México e incluso celebra los partidos de la Selección Mexicana, tanto como los de la estadundiense.

A nivel macroeconómico, el experto calculó que el 70% de las 30,000 millones de personas que verán los partidos del Mundial, van a consumir algo durante los encuentros.

Esto significa que el Mundial, se traduce en unos 500,000 millones de dólares en consumos de productos y servicios.

Díaz Bautista es el asesor de la Conferencia de Gobernadores de la Frontera, que por cierto este año está por primera vez en riesgo de no llevarse a cabo, porque la sede prevista es Phoenix y los seis gobernadores mexicanos y dos estadunidenses, desean cambairla debido a la ley antiinmigrantes de Arizona.

BVC