Como pólvora se encendió la noticia de que, en privado, el gobierno de Japón concluyó que los Juegos Olímpicos de Tokio deberán aplazarse debido a la pandemia. Japan Times, Japan Today News, The Times son algunos de los medios que citaron que un miembro de alto rango anónimo reveló la información de que la justa olímpica podría moverse hacia el 2032.

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, en reacción, dijo este viernes que la decisión de realizar los Juegos Olímpicos de Tokio, es un hecho y buscará seguir colaborando con los organizadores.

Un reciente aumento de casos de Covid ha llevado al país nipón a cerrar sus fronteras a los extranjeros no residentes y a declarar el estado de emergencia en las principales ciudades.

"Nadie quiere ser el primero en decirlo, pero el consenso es que es demasiado difícil. Personalmente, no creo que vaya a suceder”, dijo la fuente anónima a The Times. Durante esta semana, el Comité de Tokio 2020 y el gobierno japonés se comprometieron a seguir adelante con los preparativos para los Juegos, que se inaugurarán el 23 de julio.

"Traerá esperanza y coraje al mundo”, comentó el primer ministro Yoshihide Suga esta semana, mientras que el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, reafirmó su compromiso de celebrar los Juegos en una entrevista con Kyodo News: “En este momento, no tenemos ninguna razón para creer que los Juegos Olímpicos no se abrirán el 23 de julio”.

"Es por eso que no existe un plan B y es por eso que estamos completamente comprometidos a hacer que estos Juegos sean seguros y exitosos".

Para los organizadores olímpicos no hay escenario de cancelación, los contratos de televisión y con patrocinios están pactados, pero la población del país es el contraste. A principios de enero una encuesta reveló que alrededor del 80% de los ciudadanos opinaron que los Juegos deberían cancelarse o posponerse, en comparación con el 63% que estuvo de acuerdo con esa postura en diciembre pasado.

Detrás de la disminución del apoyo está el precio vertiginoso de la organización, que ahora ha alcanzado más de 29, 000 millones de dólares, los Juegos Olímpicos de verano más costosos de la historia

¿Se pueden celebrar los Juegos en medio de casos récord de coronavirus? Kosuke Takahashi, columnista de Nikkei Asia responde que las principales razones de no realizar los juegos son claras: la rápida propagación de Covid-19, el lanzamiento global limitado de vacunas y los crecientes costos de albergar los Juegos.

“Deberíamos tener cosas más importantes de las que preocuparnos además de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, como prevenir las nuevas variantes altamente contagiosas descubiertas en el Reino Unido, Sudáfrica, Brasil y ahora en Japón, en hospitales abrumadores”.

Sin embargo, el primer ministro japonés dijo el 7 de enero que las vacunas son la clave para que suceda el evento deportivo en el que calculan la presencia de 15, 000 atletas y oficiales de partidos, más la afluencia de visitantes extranjeros.

“Quiero comenzar las vacunaciones en Japón a fines de febrero. Si tomamos las medidas adecuadas, creo que los sentimientos del público hacia los Juegos Olímpicos cambiarán".

El gobierno japonés no podrá asegurar suficientes suministros para vacunar a sus 126 millones de habitantes hasta finales de junio, solo un mes antes de que los Juegos. Y es el mismo escenario para otros países, con sus capacidades individuales de suministros de vacunas.

Nikkei Assia ha señalado que Japón ya ha asignado 307 billones de yenes en estímulos económicos relacionados con el coronavirus, que es alrededor del 60% del PIB de Japón y el más alto entre las naciones del Grupo de los Siete. Con la deuda del gobierno de Japón ya en el 266% del PIB, la más alta del mundo y el doble de la de Estados Unidos.

“Según un funcionario del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio que habló conmigo bajo condición de confidencialidad, ya se ha vuelto muy difícil cancelar los Juegos Olímpicos porque el comité ha recaudado enormes tarifas de patrocinio de Toyota Motor y Coca-Cola entre otras empresas importantes. Dentsu de Japón, el agente de marketing de los Juegos Olímpicos, también sería fuertemente acusado en caso de cancelación”.

El COI llegó en diciembre pasado a un acuerdo de extensión de contrato hasta el 2021 con las 68 empresas asociadas nacionales de Tokio.