En el 2001, incluyendo el mercado de invierno y el de verano, se realizó un fichaje cada tres cuartos de hora, según datos del informe anual del Sistema de Correlación de Transferencias (TMS por su sigla en inglés). Se tuvo una derrama económica de 3,000 millones de dólares.

Entre el 1 y el 31 de enero se registraron más de 11, 500 traspasos. Lógicamente, los meses de enero, julio y agosto fueron los más activos, pues acapararon 60% de los movimientos de futbolistas durante el año. La jornada más ajetreada fue el 31 de agosto, con 317 transacciones certificadas en 24 horas.

Al contrario de lo que se podría pensar, 70% de la actividad del mercado concierne a jugadores libres de compromiso legal. Entre ellos, más de la mitad son futbolistas cuyo contrato ha vencido, 30% son jugadores sin contrato.

Los acuerdos de contratación permanente de un jugador desde un club a otro, aunque son los más mediáticos, no representan más que 10% del total (1,100 transacciones en el 2011). Los préstamos suponen 12%, y el regreso de los jugadores cedidos, 8 por ciento.

Se movieron US3,000 millones

El documento citado establece que el mercado de fichajes del 2011 fue de 3,000 millones de dólares. De la misma manera, el salario medio anual de un futbolista profesional se estima que es de 244,000 dólares, pero ese promedio no refleja bien la normalidad por estar sesgado hacia arriba a causa de un pequeño número de salarios superlativos.

La media de los salarios, un parámetro estadístico más revelador en este caso, es de 43,000 dólares.