El Comité Olímpico Internacional (COI) anunció la exclusión como miembro de Tsunekazu Takeda, jefe del Comité Olímpico de Japón, quien está bajo una investigación en Francia bajo sospechas de corrupción.

Takeda, que dejará su cargo en junio, dijo la semana pasada que abandonaría la presidencia del comité de Japón cuando finalice su mandato y que además renunciaría al COI, pero el organismo internacional anunció que su membresía terminó este martes.

“La Junta Ejecutiva del COI aceptó la renuncia de Tsunekazu Takeda”, indicó el portavoz Mark Adams en una rueda de prensa luego de una reunión del buró ejecutivo.

“Con este reconocimiento y de acuerdo con las regulaciones, el fin de su membresía al COI tendrá efecto inmediato”, expuso.

Fiscales franceses interrogaron a Takeda en París y lo colocaron bajo investigación formal en diciembre por sospecha de corrupción en el exitoso intento de Tokio de organizar los juegos 2020.

Takeda, quien ha negado reiteradamente cualquier delito, asumió como presidente del comité olímpico local en el 2001. Su renuncia es un duro golpe para la organización de los juegos del próximo año.

Inusualmente, el COI no eliminó inmediatamente a Takeda de su lista de miembros en su sitio web, como lo hacen normalmente.

El expresidente del Comité Olímpico de Japón debe responder a los cargos de que autorizó el pago de sobornos para ayudar a Tokio 2020 a ganar su oferta.

Takeda niega el delito. “Nunca estuvo involucrado en ningún proceso de toma de decisiones” relacionado con pagos por 2 millones de dólares realizados a la empresa de Singapur Black Tidings.

La compañía tiene vínculos estrechos con Papa Massata Diack de Senegal, cuyo padre Lamine era un miembro con voto influyente del COI en el momento en que Tokio recibió los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2020 en Buenos Aires en el 2013.

COI ratifica las pesas en los Juegos de París 2024

El COI ratificó la presencia del levantamiento de pesas en el programa de los Juegos Olímpicos de París 2024 luego de una investigación de los continuos problemas de dopaje que han golpeado a la disciplina.

Pero el COI lanzó una advertencia de que la halterofilia tendrá un sitio en la justa, siempre y cuando el órgano rector del deporte cumpla con ciertas condiciones.

El organismo olímpico indicó que la Federación Internacional de Halterofilia continuará bajo un “seguimiento muy cercano”.

Eso incluye finalizar un acuerdo entre la federación y la Autoridad Internacional de Control —respaldada por el COI— para lanzar un programa de control de dopaje.

La reputación de la halterofilia se vio afectada tras 50 resultados positivos tras un segundo análisis de muestras de los competidores en los Juegos Olímpicos del 2008 y del 2012.

Al poner el deporte en la mira, el COI redujo la cantidad de los competidores para la justa de Tokio 2020, con una categoría masculina menos para adjudicar medallas y una cuota de 64 atletas.

Los países con problemas históricos de dopaje, incluidos Rusia, Kazajistán y Azerbaiyán, fueron objeto de reducciones en la cantidad de deportistas para Tokio.

El director de deportes del COI, Kit McConnell, señaló que continuarían monitoreando la implementación de las condiciones descritas por la Federación Internacional de Halterofilia, para que el levantamiento de pesas permanezca en el programa.

“Una vez que se acuerda e implementa, la decisión de la Junta Ejecutiva del COI se aplica automáticamente, lo que significa la inclusión total en el programa para París 2024 y el levantamiento de la inclusión provisional.

“Habrá un seguimiento cercano de la situación y de la implementación continua de los programas y los compromisos establecidos por la IWF, pero también de toda la familia de levantamiento de pesas”, dijo.