El título de los Bucks no se queda sólo como una anécdota de un equipo que ganó su segundo campeonato de NBA después de 50 años, sino que la búsqueda de ese trofeo provocó un efecto dominó que tiene consecuencias tanto en los jugadores, la franquicia e incluso en la ciudad entera.

A corto plazo, el éxito de Milwaukee generó una derrama económica a la ciudad de alrededor de tres millones de dólares por cada partido que jugó de local; tan sólo en las finales el Fiserv Forum se llenó con 17,000 espectadores dentro y en el Deer District, a las afueras de la arena, se citaron cerca de 65,000 personas al último juego. Sin embargo, el presidente del Fiserv Forum, Peter Feigin, dijo que el impacto de los Bucks es mucho más profundo, creando un destino para temporadas futuras.

“Este es nuestro momento para realmente tener una plataforma y crear un comercial para la ciudad de Milwaukee y el estado de Wisconsin y ciertamente para la marca Bucks”, dijo en el Flash Forum del Milwaukee Business Journal.

El efecto del título también multiplica los beneficios para los jugadores, siendo este más marcado en la figura principal, el griego Giannis Antetokounmpo. Si bien ya cuenta con el contrato más grande de la NBA, de acuerdo a Forbes, sus ingresos fuera de la cancha incrementarán. El jugador de 26 años es el quinto de la liga en ingresos por patrocinios con 25 millones, cifra que crecería a entre 35 y 40 tras el campeonato.

Su lista de patrocinadores incluye a las marcas norteamericanas Nike, JBL y Budweiser, así como a las griegas Sarantis y Protergia.

Antetokounmpo se convierte en una de esas figuras que marcan historia en el deporte. El griego acumula dos premios MVP de la temporada (2019 y 2020), uno de los máximos reconocimientos en la NBA. En 2021 ha levantado su primer título, siendo nombrado MVP de las Finales y este mismo año también fue reconocido con el premio al jugador defensivo y nombrado cinco veces All-Star, entre otros reconocimientos.

Con el título, aquello asociado a Giannis y los Bucks adquiere relevancia. De acuerdo al podcast Sports Cards Nonsense, los expertos proyectan que los coleccionistas de los artículos de Giannis “están en una gran situación”, pues sus artículos elevarán aún más su valor y, con el tiempo, se convertirá en “la cara de la liga”.

Desde que el grupo de inversores liderado por Wesley Edens y Marc Lasry rompieron el mercado de la NBA hace siete años al adquirir a la franquicia por la entonces cifra récord de 550 millones de dólares, el grupo ha triplicado su valor a 1,620 millones de dólares, según Forbes.

Esto se logró no sin antes invertir fuertes sumas de capital. Además del contrato récord de Giannis y la construcción del equipo a su alrededor, en 2018 los Bucks se mudaron al Fiserv Forum, cuya inversión rondó los 31 millones de dólares; a su alrededor se encuentra el Deer District, un proyecto inmobiliario masivo que rodea a la arena. Previamente entrenaban en un gimnasio cuyo techo tenía goteras y que Lasry describió como “viejo con dos canchas”.

En entrevista con CNBC, el inversionista Lasry, acostumbrado a generar ganancias, explicó que gestionar a un equipo deportivo puede ser lo contrario a lo que se acostumbra en los negocios, pues se deben hacer grandes gastos.

“Lo manejas de manera diferente (a los negocios). Tienes que olvidar todo lo que hiciste como dueño de un negocio porque lo que estás haciendo aquí es todo lo que puedes para poner a tu equipo en una posición para ganar. Estás gastando dinero, mientras que en los negocios estás tratando de ganar dinero”.

deportes@eleconomista.mx