Johannesburgo. Brasil es cada vez más europeo que sudamericano y sin Kaká en su mejor forma opta por el vértigo para ser letal. Lo ha logrado y eso le es suficiente para ser favorita hoy ante Chile por un pasaporte a los ocho mejores del Mundial.

Tostao, mundialista brasileño en Inglaterra 66 y en México 70, admite que Dunga, actual estratega del scratch, ha hecho un equipo capaz de igualar en fuerza a los del viejo continente, y pese a que el equipo de Bielsa opta por ser propositivo se encontrará con la muralla.

Este Brasil no tiene mucho brillo, es un equipo muy fuerte físicamente. Es muy parecido a los grandes equipos europeos. A mí no me gusta, Brasil siempre fue diferente al resto dice el astro internacional.

Contrario a sus propios antecedentes, donde siempre destacaban jugadores de técnica depurada, con gran regate, ahora hay que empezar por abajo para destacar sus cualidades. Todo empieza en la defensa y se complementa con el orden táctico que ha impuesto Dunga.

Han cambiado la belleza por el orden, la gambeta por el pressing, el espectáculo por triunfos. Hoy se necesita iniciar la crítica con Julio César que camina para ser el mejor guardameta del campeonato, y luego está Lucio, quien ha sido el mejor alumno del catennaccio en los últimos años.

En charla con El Economista, Tostao admite que la estética que mostró el Brasil del 70: No existirá más, aquél era un equipo de fantasía. Ahora es todo igual, mucho correr, esforzarse, pero nada de imaginación .

Ante su rival de hoy, el dominio es abrumador. Se han medido en 65 ocasiones y sólo han perdido en siete ocasiones, ante el equipo de Marcelo Bielsa.

Tostao, llamado el Pelé blanco , admite que la brújula del scratch du oro se llama Kaká. Y por no estar en un buen momento reduce las posibilidades para que Brasil genere buen futbol y siga adelante.

No llevó a Ronaldinho y a otros más que pudieron hacer diferencia o buscar sustituirle; sin nadie, sólo dependemos de Kaká, que no está en su mejor nivel. Desde que dejó Milán no ha vuelto a ser el mismo y eso también lo reciente la Selección , explica el brasileño considerado como uno de los cinco mejores futbolistas de la década de los 70.

En términos generales, el Brasil europeo funda en gran medida su éxito en un orden exasperante, el cual lo llevó a ganar la Copa América en el 2007 y la Confederaciones en el 2009.

La Selección Brasileña estilo Dunga tiene prioridades para el triunfo: prefiere defender antes que anotar, luego envuelven con su estilo y algunas pinceladas de Robinho y algún acompañante para definir los partidos.