Johannesburgo.-La selección brasileña jugó su mejor partido en lo que va del Mundial y mostró momentos de un futbol de alto vuelo para vapulear 3-0 a Chile y clasificar a los cuartos de final del torneo, donde se medirá con Holanda.

Chile, que siempre mostró una imagen ofensiva aunque por momentos careciera de claridad, se convirtió en el primer equipo sudamericano eliminado en la Copa del Mundo y una nueva víctima de Brasil, que por su parte llegó a cuartos de final por quinto torneo consecutivo.

Ahora Brasil jugará el viernes 2 de julio por cuartos de final con Holanda, que en el primer partido del día venció 2-1 a Eslovaquia.

Juan, Luis Fabiano y Robinho marcaron para el pentacampeón del mundo a los 34, 37 y 59 minutos.

Chile comenzó el partido atacando y complicó a la zaga brasileña con las proyecciones de sus jugadores por derecha. Pero la primera situación clara fue un remate desviado de Luis Fabiano a los cuatro minutos.

A los ocho, un potente disparo desde lejos de Gilberto Silva exigió al arquero Claudio Bravo.

Cuatro minutos después, Humberto Suazo bajó la pelota con el pecho fuera del área pero su tiro suave fue contenido sin problemas por el arquero brasileño Júlio César.

El partido cayó en un pozo durante varios minutos ya que Chile cedió el dominio del balón y Brasil no logró lastimar con sus intentos en ataque.

Pese a que por momentos no controlaba el balón, la "Roja" contuvo sin problemas por un largo lapso los ataques de Brasil, que se puso en ventaja a los 34 minutos cuando el defensor Juan superó a sus rivales y definió con un potente cabezazo a la salida de un tiro de esquina ejecutado por Maicon.

A los 37, Luis Fabiano puso el 2-0 con una sutil definición tras gambetear a Bravo para completar una buena jugada combinada entre Robinho y Kaká.

Chile pareció sentir mucho el golpe de los goles y a partir de allí y hasta el final del primer tiempo se mostró falto de ideas para tratar de descontar ante un equipo brasileño cada vez más peligroso en ataque.

Chile terminó el primer tiempo con un 50 por ciento de posesión del balón y siete tiros al arco, tres menos que Brasil.

BIELSA CAMBIA, PERO NADA CAMBIA

El entrenador de Chile, Marcelo Bielsa, se mostró fiel a sus principios en el segundo tiempo al hacer ingresar a Rodrigo Tello y Jorge Valdivia buscando mayor volumen de juego y peso ofensivo.

Valdivia le inyectó vitalidad al ataque y logró que sus compañeros en la delantera tuvieran más movilidad y contacto con el balón. Brasil aprovechó esta situación para esperar unos metros más atrás y salir con rápidos contraataques.

A los 59, en su primer ataque a fondo, Brasil volvió a convertir cuando Robinho definió de forma magistral entrando al área tras un pase de Ramires.

Un minuto después, Daniel Alves tomó el balón en la mitad de la cancha y remató apenas desviado desde unos 40 metros.

Brasil pasó a dominar el partido a voluntad, moviendo el balón por toda la cancha y monopolizando la tenencia. Robinho estuvo cerca de volver a anotar a los 74, pero Bravo desvió su remate. Un minuto después, Humberto Suazo giró marcado dentro del área pero su disparo fue contenido por Júlio César.

Suazo estuvo cerca de nuevo a los 77 con un remate mordido que dio en el travesaño.

El final mostró a los dos equipos cambiando ataque por ataque, con Chile intentando descontar a toda costa, pero ninguno pudo volver a marcar.

BVC