Sorgues, Francia.-El español Alberto Contador, sexto en la contrarreloj de 49 kilómetros disputada este miércoles en la que varios ciclistas terminaron en el suelo, cedió el liderato del Critérium ciclista del Dauphiné al esloveno Janez Brajkovic, ganador de la tercera etapa de la prueba.

"Podría haberlo perdido todo" reconoció el español, dos veces ganador del Tour de Francia, tras recorrer un trazado complicado que se volvió peligroso por el ay el italiano Dario Cataldo) cayeron durante la etapa y Contador reconoció que nunca había visto tantas caídas en una contrarreloj.

El español, que salió en última posición como todos los maillots amarillos, no quiso arriesgarse, más aún cuando se dio cuenta de su retraso con relación a los mejores tiempos.

A la llegada la distancia de Contador con el líder era de 1 minuto 45 segundos, algo poco habitual en este especialista de la contrarreloj.

"El Dauphiné no es una prioridad para él. Pero puedo asegurarles que está en el buen camino de cara al próximo Tour", dijo por su parte Brajkovic, ganador del día, un éxito prestigioso seis años después de haber logrado en Verona (Italia) el título mundial juvenil de contrarreloj.

A sus 26 años, Brajkovic, acostumbrado a resultados discretos en las grandes carreras por etapas (5 en la Vuelta a Romandía, 9 en la Vuelta a Cataluña y el Tour de California este año), espera estar entre los primeros en esta edición del Dauphiné, donde no participan las grandes estrellas del ciclismo.

Por su parte el ruso Denis Menchov, ausente en las primeras etapas, pareció despertar este miércoles y logró terminar quinto, justo detrás del estadounidense Tejay Van Garderen.

El español Samuel Sánchez, campeón olímpico, quedó muy lejos, en el 48 lugar, a más de cuatro minutos de Brajkovic.

Igual que Menchov, el noruego Edvald Boasson Hagen pareció recuperarse de sus problemas físicos con un tercer lugar, por detrás del británico David Millar, segundo, a 26 segundos del líder Brajkovic.

La etapa del jueves, entre las localidades de Saint-Paul-Trois-Chateaux y Risoul, recorrerá 210,5 kilómetros a través de varias colinas antes de llegar a una subida de 12,8 kilómetros (7% de desnivel) que lleva hasta una altura de 1.870 metros.

BVC