Como aficionados, Arthur Blank y Robert Kraft no estaban de acuerdo con los resultados de sus equipos y arriesgaron capital por organizaciones que, en su momento, eran poco competitivas.

Robert adquirió en 1994 a los New England Patriots por 175 millones de dólares. Ahora es la segunda con mayor valor en la NFL. Arthur dejó su puesto como copresidente de The Home Depot y en el 2002 compró a los Atlanta Falcons, para lo que desembolsó 545 millones de dólares. Ambos generaron proyectos que ahora les permiten que sus equipos se enfrenten en la edición 51 de Super Bowl.

Para el dueño de los Patriots será la octava ocasión en la que mire a su equipo competir por el Trofeo Vince Lombardi, mientras que el propietario de Atlanta será la primera ocasión en la que se encuentra en dicha instancia, desde que adquirió el equipo.

Arthur Blank ocupó su tiempo libre para ir al Georgia Dome y ver a los Atlanta Falcons. Como aficionado fueron diversas las ocasiones en las que se sintió frustrado por los resultados de la franquicia.

El cofundador de The Home Depot determinó que no quería seguir quejándose por las próximas décadas de lo miraba y se planteó ser parte de la organización.

Soy una persona competitiva y me encanta ganar y estaba constantemente frustrado con los Falcons. Podía sentarme los próximos 30 o 40 años de mi vida y mantenerme al margen o podía intentar comprarlo, ser parte del proceso y arreglarlo , relató el empresario al portal de SaportaReport.

El empresario adquirió a la franquicia en el 2002, la organización desde entonces ha clasificado en siete ocasiones a la postemporada, pero es la primera ocasión que, bajo su mando, disputará el Super Bowl, la última ocasión en la que el equipo se encontró en la misma instancia fue en 1998.

Desde entonces se ocupó por reunir a las mejores personas, generar un ambiente adecuado y les proporcionó los recursos necesarios.

Según cifras de la revista Forbes, Arthur Blank posee una fortuna valuada en 3,300 millones de dólares. Junto a Bernie Marcus fundó The Home Depot, en 1978, y fue en el 2001 que dejó su puesto como copresidente.

Antes de que fundara dicha cadena de tiendas, Arthur ocupó a los 30 años la presidencia en el área farmacéutica de Daylin Corporation, donde indicó que aprendió la forma de dirigir un negocio.

Convertirme en presidente de esa división, a una edad temprana, alimentó mi espíritu emprendedor. Alentó mi capacidad para iniciar y dirigir un negocio, por querer tomar decisiones, por querer ser parte de todo , declaró al portal de The American National Business Hall of Fame el ahora dueño de los Atlanta Falcons.

Matt Ryan, mariscal de campo de Atlanta, describió a Blank como la personas más apasionada por la organización. Nadie se preocupa más por el equipo que él. Está dispuesto a hacer, en mi opinión, lo necesario por ganar , indicó Ryan para el programa de radio Front Row.

Es 22 de enero y Arthur una vez más está en el Georgia Dome. Baila con los jugadores en el campo. Ellos celebran su campeonato de conferencia. Sí, los Falcons lo habían logrado, dominaron a Green Bay y su próximo encuentro será ante los Patriots, en el Super Bowl.

El propietario de los Falcons no viajará solo a Houston, Texas, ya que se espera que aproximadamente 500 empleados también estén el domingo en el NRG Stadium.

El interés de Robert Kraft con los New England Patriots no se centró en ganar dinero. Buscaba ganar partidos y considera que la clave del éxito en los negocios se encuentra en alinear los intereses con personas inteligentes y en sus negocios no tolera la división interna.

Cuando Robert adquiere la franquicia el 21 de enero 1994, se caracterizaba por que sólo había ganado 45% de los partidos que había disputado en temporada regular de 1971 a 1993 y en ese periodo había clasificado cinco veces a la postemporada y una ocasión disputó el Super Bowl (1985).

La fortuna de Robert Kraft, de 75 años, está valuada en 5,200 millones de dólares. Es CEO y presidente de Kraft Group. El propietario describió que la clave de su éxito es la ambición, e indicó en un discurso que las personas no deben jugar de forma conservadora ni ser cautelosas. Así, cuando compró a la organización prometió que ayudaría a que New England tuviera un título.

Así, los cuatro títulos que tienen la organización los han logrado bajo su gestión y fue en contra de quien le dijo que contratar a Bill Belichick sería una catástrofe.

La unión de Kraft y la organización de New England comenzó cuando el empresario adquirió en 1988 el Sullivan Stadium. Posteriormente, la organización tenía un contrato para jugar en dicha sede hasta el 2001 y el entonces dueño, James Orthwein, buscó pagarle 75 millones de dólares a Robert Kraft para terminar el contrato y llevarse la franquicia a St. Louis.

Pero Kraft ofreció 175 millones de dólares para quedarse con el equipo. James le dijo a Robert que la compra de la franquicia sería el mayor error de su vida.

La oferta fue aceptada y desde hace 23 años le pertenece el equipo, el cual se coloca entre los más éxitos en la última década. Robert comenzó a seguir al equipo como fanático desde la década de los 60, cuando eran lo Boston Patriots.

yesme.cortes@eleconomista.mx