“En Tabasco el beisbol dejó de ser un deporte y se convirtió en un fenómeno social. Si usted aborda un taxi o un automóvil particular en Tabasco, es casi seguro que el conductor esté sintonizando un partido del equipo local”, aseguró a El Economista Martín Eduardo, productor de deportes de Televisión Tabasqueña.

El beisbol representa un mercado inigualable en las televisoras locales, pues a diferencia de la región centro del país, en el norte y sur hay regiones “100% beisboleras” como indicó Edgar Tun Salazar, director de deportes de Grupo Sipse, televisora privada de Yucatán —la única en el estado que cuenta con los derechos de Leones.

“Es rentable en el aspecto de patrocinadores y por la afición. Durante mucho tiempo no tuvimos partidos de beisbol y ahora tenemos los derechos de Yucatán, eso nos ha dado una rentabilidad muy por encima de nuestras expectativas”, dijo.

Tun Salazar estima que, entre radio y televisión, la audiencia promedio por partido es de 300,000 personas, y que cuentan con más de 100 clientes que quieren anunciarse en su espacio.

“Vendemos paquetes (de publicidad) a nuestros clientes por toda la temporada, que consta de 60 partidos y hay paquetes de 50,000 pesos hasta aproximadamente 300,000”.

Los costos de los paquetes dependen del número de menciones, cintillos, si se quiere un logotipo sostenido en la pantalla, etcétera.

Las televisoras públicas no carecen de resultados positivos, el beisbol también se convierte en un negocio rentable al ser el más visto de la programación como ocurre en Televisión Tabasqueña. Martín Eduardo Padrón Pérez, productor de deportes de dicha red de televisión.

“La televisora transmite los partidos de beisbol, porque aquí es el deporte número uno. El rating que tiene la televisora en beisbol es el más alto de toda la programación a lo largo del año. Económicamente, la televisora no puede comercializar sus espacios porque no es una concesionaria, sin embargo, lo que sí se puede hacer es conseguir a algunos patrocinadores, que no es lo mismo que comercializar a 100% tus espacios de televisión”.

El gobierno de Tabasco es propietario mayoritario de los Olmecas, por lo que la televisora no invierte en derechos de transmisión.

A diferencia de las televisoras del sureste, Carlos López, vicepresidente de la Federación Mexicana de Beisbol, expresa que hay un distanciamiento de la televisión hacia el rey de los deportes, consecuencia de la duración del partido, que ronda las tres horas.

“Hace muchos años, el beisbol era un deporte más popular incluso que el futbol, como consecuencia sobre todo de los tiempos, la televisión dejó de transmitir beisbol, puesto que el futbol tiene un horario limitado a dos horas, entonces está muy cortado, eso hizo que se desviara la televisión del beisbol y que fuera pasando a otro término de ser visto”, expresó.

“Si nosotros vamos a la zona norte del país, podemos observar que lo que se ve ahí es beisbol, tan es así que ¿cómo se refleja eso? En que la mayoría de los jugadores que están en otro nivel son del norte, entonces ahí se promueve mucho el beisbol. Tal vez haya menos promoción en lo que es la parte centro y un poco hacia el sureste”.

Según la opinión del productor Padrón Pérez, este suceso se da en las grandes televisoras:

“Concretamente Televisa y TV Azteca, yo he platicado con gente que trabaja ahí y me comentan que para ellos no es un negocio transmitir el beisbol por lo largo de los partidos; ellos después de las dos horas de transmisión ya generan pérdidas, según tengo entendido, y por eso el desinterés de transmitir los partidos o cortarlos”.

“Muchas veces ocurre con el beisbol de las Grandes Ligas, están transmitiendo y de repente les come el tiempo y te cortan el beisbol, lo que ellos hacen es que transmiten sobre el siguiente programa y dentro de ese te van informando cómo va el partido que dejaron de transmitir”.

Tanto Sipse como TVT transmiten el partido completo y recurren a la interacción con la audiencia para complementar el tiempo al aire. Edgar Tun explica: “Normalmente tenemos gente que anda en las tribunas haciendo algunas dinámicas, mandando saludos, con patrocinadores regalando souvenirs y demás. También tenemos una dinámica de invitados a la crónica del beisbol, nos mandan un audio narrando un juego y escogemos al azar el mejor y lo llevamos a la cabina y hacemos una dinámica con él”.