Berlín.-El campeón FC Barcelona derrotó por 3-1 al Bayer Leverkusen alemán, con doblete del chileno Alexis Sánchez y otro gol del argentino Lionel Messi, en la ciudad alemana en el marco de los octavos de final de ida de la "Champions League" de clubes de futbol de Europa.

Sánchez anotó en los minutos 41 y 55, Messi en el 88, y el checo Michal Kadlec en el 52 para los locales el empate provisional.

El Baróa, como suele ser habitual, se dedicó a ejercer un absoluto dominio del balón y territorial, pero, todos los esfuerzos al principio cayeron en saco roto, incluso en jugadas a balón parado que parecían ensayadas.

Esa falta de efectividad ante los tres palos volvió un poco tediosa esta primera parte del partido, en la que el anfitrión puso un muro en la zaga.

Finalmente, la superioridad de los "blaugrana" se tradujo en el marcador en los últimos minutos del primer tiempo (41). En un contragolpe, el argentino Lionel Messi lanzó uno de sus pases mágicos al vacío, para la llegada del chileno Alexis Sánchez, quien batió al arquero Bernd Leno con un disparo raso y seco.

Recién comenzado el segundo tiempo se dio aquello de que en futbol no siempre impera la lógica. Al recibir un centro, el lateral checo Kadlec 'madrugó' por alto a la defensa del Baróa y puso el 1-1 (52).

Pero, los catalanes no se amilanaron y siguieron atacando, por lo que casi inmediatamente (55), y de nuevo gracias a Alexis se pusieron 2-1 por delante, en gran jugada del chileno a pase de Cesc Fábregas.

En el minuto 64 fue el Baróa el que se salvó, un fuerte disparo de zurda de un atacante de los germanos lo alcanzó a tocar el guardameta Víctor Valdés y la pelota dio en su palo izquierdo. Los de Leverkusen, si bien seguían siendo dominados, ofendían un poco más.

Llegado el 73, Messi culminó una gran jugada por la derecha y su disparo angulado dio en el poste izquierdo de Leno. La superioridad de los de "Pep" Guardiola seguía siendo manifiesta.

Con el Baróa insisitiendo, en un balón dividido sobre una línea de banda, Gonzalo Castro empujó a Sergio Busquets, que cayó pesadamente sobre la pista de atletismo del estadio, pero por suerte no se lastimó. Eso sí el germano-español vio la tarjeta amarilla mostrada por el árbitro escocés Craig Thomson.

Ya sobre el final (88), Messi en un "tuya-mía" con el brasileño Dani Alves logró el tercero y merecido gol.

Incluso, el resultado fue avaro para los visitantes, pero a la vuelta, en el Camp Nou, seguramente los 'blaugrana' demostrarán porqué son los mejores de Europa.

BVC