Los entrenadores de la Liga MX Femenil tienen perfil de alto rango, como los exentrenadores nacionales Leonardo Cuellar y Roberto Medina; algunos otros son técnicos institucionales que han pasado por las categorías formativas de equipos como Querétaro, León, Toluca y Veracruz, pero si de algo ha servido el futbol de mujeres es para abrir puertas, oportunidades a talento que antes no estaba considerado por el futbol profesional, en esa categoría caben Ileana Dávila, Fabiola Vargas y, sobre todo, Eva Espejo, la entrenadora de Pachuca que comenzó como consejera y guía de los jugadores de Tuzos en fuerzas básicas.

“En el 2015 laboraba en la Federación como coordinadora académica y me fui a una primaria a trabajar. Entonces, José Valtorá, quien trabaja en Pachuca, se dio cuenta de que ya no estaba en la Federación y le dije que buscaba una oportunidad en el futbol, le mandé mi currículum y me contrataron en el área de Coordinación y Desarrollo Humano, como coach deportivo para trabajar en las fuerzas básicas”, comentó Eva Espejo hace dos años a este diario, cuando se alistaba para enfrentar la primera edición de la Liga MX Femenil.

La entrenadora de Pachuca es una de los cinco técnicos que mantienen su puesto desde que nació el torneo profesional de mujeres en México, el resto son: Leonardo Cuéllar (América), Ileana Dávila (Pumas), Juan Carlos Mendoza (Toluca) y Rodolfo Vega (Veracruz).

El perfil de los 19 entrenadores de la Liga MX Femenil es tan variado como su experiencia en el futbol profesional.

La búsqueda de oportunidades llevó a jóvenes entrenadores a apostar por el proyecto femenil, son los casos de Carla Rossi en Tijuana, que asumió el puesto después de pasar un torneo como auxiliar técnico de Andrea Rodebaugh, o Jorge Gómez que llegó a Puebla tras pasar varios años en el centro de formación femenil de la Federación Mexicana de Futbol en Guadalajara y en su momento significó el único proyecto para ofrecerles a las jugadores condiciones de alto rendimiento, durante concentraciones de mediana duración.

En algunos casos se encuentran los entrenadores de larga trayectoria en Tercera y Segunda División y que encontraron en el futbol femenil la oportunidad de integrarse a instituciones de mayor organización, alcance y con mejores métodos y herramientas de entrenamiento.

Martín Casas, ahora entrenador de Atlético San Luis Femenil, se especializó en el futbol de la Tercera División de Jalisco, ahí entrenó a Atlético Tecomán, Deportivo Acatic, Zapotlanejo, Académicos y Ladrilleros de Tlajomulco.

Rogelio Martínez de Cruz Azul y, en menor medida, Jorge Macías de Santos, también desarrollaron su carrera en ligas inferiores, con un paso intermedio en Fuerzas Básicas antes de llegar a la Liga MX Femenil.

Además de Leonardo Cuéllar y Roberto Medina, los entrenadores que más tiempo han experimentado el entrenamiento del futbol femenil, Filadelfo Rangel tiene el prestigio de ser un precursor del futbol para mujeres en el occidente del país.

En este Torneo Apertura 2019 debutaron cuatro entrenadores.

Mientras que 68% de los entrenadores de la Liga MX Femenil ya ha dirigido al menos dos torneos completos desde la inauguración del torneo, lo que representa un índice de alta continuidad a su trabajo.