Hace un año el Estadio Olímpico Universitario fue testigo de uno de los mejores torneos de Pumas, de una remontada de cuatro goles en semifinal y los vio caer en la final, todo esto ante unas gradas vacías y un sonido que buscaba imitar las porras y cánticos de la afición. En el Apertura 2021, a medida que el conjunto universitario navegaba en el certamen y su rendimiento iba de menos a más hasta alcanzar las semifinales, las gradas grises se fueron desvaneciendo y en cambio se pintaban de azul y oro.

Atlas venció a Pumas 1-0 con gol de Julio Furch en el partido de ida por las semifinales del torneo Apertura 2021, en un escenario repleto de aficionados que no hacía justicia a la cifra oficial de casi 49,000 asistentes.

El Estadio Olímpico Universitario fue el último en abrir sus puertas a la afición pero el primero que permitió un aforo de 100% tras la cancelación del certamen en 2020. De acuerdo a l sonido local 48,976 aficionados congestionaron el sur de la ciudad para apoyar al equipo del Pedregal, aunque el estadio para 70,000 lucía abarrotado. Se requirieron 1,900 elementos entre policía auxiliar, seguridad privada, servicios médicos y protección civil para salvaguardar a los asistentes.

Es la primera semifinal de los Pumas con público presente desde el torneo Apertura 2018 y los costos de los boletos al menos se duplicaron en la reventa; los estacionamientos se llenaron desde tres horas antes del silbatazo inicial y aún abriendo las puertas con anticipación, a minutos de iniciar el encuentro, una decena de elementos de seguridad trataban de mantener en pie unos barandales que los aficionados buscaban derribar empujándose entre ellos mismos para poder acceder a la zona del pebetero.

El director técnico de los locales, Andrés Lillini, comenzó con una formación 4-4-2, la misma que utilizó en cuartos de final contra el club América y que le alcanzó para sacar el resultado en el partido de vuelta.

El primer cuarto de partido fue dominado por los rojinegros y a medida que se desarrollaba el encuentro, el conjunto local comenzó a equilibrar en posesión de balón y generación de ocasiones en el área chica del rival. Sebastián Saucedo buscaba generar peligro por la banda izquierda, pero sus compañeros no subían a la par, imposibilitando su tarea para encontrar a un rematador en buena posición.

A su vez, jugando en la mitad delantera de la cancha, un experimentado Julio César Furch repartía el balón. Cerca de los primeros 45 minutos, el argentino conectó con Quiñones para que este le colocara el balón de frente a la portería de Alfredo Talavera, con un fuerte disparo, Furch puso el 1-0 en el marcador antes de irse al descanso.

Pumas intentó dar la vuelta con modificaciones en el segundo tiempo, el primer cambio fue el de Diogo de Oliveira por Saucedo y posteriormente entraron José Rogério por Washington Corozo e Higor Meritão por Leonel López, pero ninguno surtió efecto ante la que fue la mejor defensa del torneo.

“Nos faltó precisión en todo lo que es la circulación del balón, recibimos muchos de espalda en el primer tiempo, sostuvimos poco, entonces se nos hacía muy difícil salir rápido. Tenemos que mejorar esos puntos finos, son partidos de detalles técnicos, recepciones, orientaciones, pases hacia delante, yo creo mucho en esas cosas en estos partidos que son tan cerrados contra sistemas defensivos muy buenos”, analizó Lillini.

De esta manera, los Pumas están obligados a marcar al menos dos goles en el Estadio Jalisco en el partido de vuelta el próximo domingo, pues el empate le daría el pase a Atlas por posición en la tabla. Los rojinegros buscan hacer historia y regresar a su primera final en 22 años.

“Estamos cambiando la historia y para eso tenemos que poner los pies bien en la tierra y tener mucha humildad y esto es lo que tiene este equipo. Hoy sobresale la defensa porque nos hacen pocos goles pero la primera defensa son los delanteros, corren todos, ayudan, por supuesto que tenemos que seguir mejorando, tener más efectividad, mejor gol. Julio aparece cuando lo necesitamos; Camilo saca una pelota de gol; los centrales se entregan al máximo, hay muchos puntos fuertes y seguimos construyendo lo que venimos haciendo desde que llegamos, para mí los equipos se construyen de atrás para adelante, eso te ayuda a atacar mejor y con más gente”, dijo Diego Cocca, director técnico de los Zorros.