Las verónicas en los lances y el estatuario, más los cambiados por la espalda fueron claro motivo de sus intenciones. Mario Aguilar quería salir triunfante del penúltimo festejo de la Temporada Grande y lo consiguió.

Un toreo en redondo con hasta siete pases seguidos, con temple, recorrido y trasmisión, que fueron coreados por la gente, que se entregó ante el desbordante sentimiento del diestro, quien se volcó sobre el morrillo de su enemigo para dejar la espada hasta la empuñadura, con efectos fulminantes y así recibir la primera oreja de la tarde.

Con el sexto de la tarde, los lances a la verónica y el quite por chicuelinas con un mandil de remate, amén de cinco pases por alto, cerrado en tablas y sin reponer terreno, hacían presagiar la puerta grande.

Siguió con tandas en redondo, con mando, temple y recorrido; sin embargo, la espada entró sólo a la mitad y utilizó de forma magistral el descabello para terminar su actuación entre fuerte ovación.

En tanto, José Mauricio lidió lo menos potable del festejo. Su primero, un toro débil con cierta calidad, no le permitió más que breves momentos de lucidez y tras la estocada tendida y ligeramente caída, saludó en el tercio.

Con el quinto, otro burel parado, débil y sin trasmisión, decidió abreviar no sin antes anunciar un toro de regalo. Lo despachó de una soberbia estocada que motivó una gran petición de oreja en los tendidos, pero que el juez no concedió.

Con el de regalo se fue a por todas y luego de una lidia completa, valiente y templada, sepultó el estoque hasta la empuñadura para recibir un apéndice.

El rejoneador español Leonardo Hernández sigue perdiendo orejas por sus fallas con el rejón de muerte, sus dos participaciones fueron un derroche de alta escuela ecuestre y montado en sus estrellas, Templario, Xarope, Travieso, Burladero y Oh 31, colocó los rejones de castigo de forma eficiente, las banderillas con grandes facultades y excelentes suertes exponiendo mucho las cabalgaduras, pero a la hora de oficiar dejó el primer rejón muy bajo y dividió las opiniones en su primero y dos intentos de metisaca al segundo para salir en silencio.

Para el cerrojazo, la empresa anunció al rejoneador navarro, Pablo Hermoso de Mendoza y a pie, Fermín Spínola, Alejandro Talavante y Víctor Mora con astados de diversas ganaderías.