Un día después de que fuera sancionado de por vida y despojado de sus siete coronas del Tour de Francia, el ex ciclista estadounidense Lance Armstrong dio el primer paso para aceptar las sanciones al eliminar las referencias a sus victorias en la ronda gala de su biografía en Twitter.

La Unión Ciclista Internacional (UCI) ratificó s las sanciones de la Agencia Antidopaje Estadounidense, acabando de este modo con la última esperanza de limpiar su nombre después de que la USADA lo calificara como el líder de la trama de dopaje más sofisticada del ciclismo.

Ahora, a los 3.38 millones de seguidores que tiene en la red social, Armstrong solo les dice: "Criando a mis cinco hijos. Luchando contra el cáncer. Nado, monto en bicicleta, corro y juego al golf cuando puedo".

El retirado deportista de 41 años decidió no apelar los cargos de la USADA en agosto.

EISS