Pretoria, Sudáfrica. Argentina derrotó 1-0 a Nigeria en su debut en la Copa Mundial de Sudáfrica, en un partido en el que generó numerosas jugadas de gol pero convirtió tan solo una, por intermedio de Gabriel Heinze a los seis minutos de juego.

La apuesta ofensiva de Diego Maradona dio buenos resultados y Argentina domina claramente con buen desempeño del trío de atacantes formado por Lionel Messi, Carlos Tévez y Gonzalo Higuaín.

No anotó más tantos por la gran actuación del arquero nigeriano Vincent Eyeama y porque Higuaín desperdició dos jugadas claras de gol.

Quien no falló fue Heinze cuando recibió sin marca un tiro de esquina a los seis minutos y fusiló a Eyeama con un cabezazo desde el punto del penal.

Eyeama le tapó tres remates a Messi y ganó un mano a mano con Higuaín, quien además tiró desviado desde posición inmejorable tras una excelente jugada de Messi apenas comenzado el partido.

Maradona, quien por primera vez salió de traje y corbata, lució inquieto al costado de la cancha, preocupado tal vez por la cantidad de situaciones de gol desperdiciadas.