La selección argentina, en su segunda sesión de entrenamientos del día, tuvo de espectadores unas 400 personas que acudieron al entrenamiento de la tarde, el primero abierto a la prensa y al público y donde los futbolistas de la Albiceleste priorizaron el juego con balón y disfrutaron del aliento de la gente.

Enzo Pérez ya se ejercitó junto al resto de sus compañeros mientras Éver Banega, tocado en el gemelo, trabajó al margen

Decenas de niños se dieron cita en el Bronnitsy Training Centre, en el sureste de Moscú, para disfrutar de Lionel Messi, vitoreado en cada una de sus intervenciones.

Con las tres gradas habilitadas llenas a rebosar, y bajo la mirada de Ernesto Lagorio, el embajador argentino en Rusia, los de Jorge Sampaoli se apoderaron del balón desde el primer minuto y no lo soltaron.

Argentina debutará ante Islandia, disputará su segunda encuentro ante Croacia el 21 y cerrará su participación en el Grupo D el 26 frente a Nigeria.