El presidente de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), el suizo Joseph Blatter, reconoció que las apuestas ilegales y el amaño de partidos se han convertido en el enemigo número uno de este deporte en el mundo.

El dirigente sostuvo que este tipo de situaciones ha golpeado de gran manera al balompié, por lo que trabaja en conjunto con las autoridades de los países que tienen federaciones avaladas por la FIFA.

El enemigo número uno del futbol hoy son las apuestas ilegales y el amaño de partidos. También la intervención de organizaciones de apuestas legales para realizar apuestas fraudulentas. Estamos trabajando con las autoridades políticas y policiales sobre este asunto , declaró Blatter.

Compartió que la FIFA tiene vínculo con la Interpol para combatir las apuestas, que en los últimos años han afectado al futbol con escándalos como el que se dio a conocer en junio pasado en Italia.

Tenemos una oficina especial en la sede la Interpol en Singapur para combatir y controlar esta situación. Pero necesitamos más , abundó el presidente de la FIFA, quien pidió la unión de todos los que integran el futbol.

Es una llamada a los dirigentes, jugadores, árbitros y entrenadores de que tenemos que cuidar el futbol de estos agentes externos que lo quieren destruir. Hay que proteger a la familia desde dentro, no esperar que nos ayuden desde fuera , declaró en entrevista para el diario Marca.

De igual manera, Blatter admitió que poco pero sí existe el dopaje en el balompié, por lo que siempre buscan el modo de aplicar exámenes.

Hay deportistas que piensan que pueden tomar algo para mejorar su rendimiento. En futbol hay que correr 90 minutos, mantener la explosividad, controlar la agresividad , mencionó el dirigente.

Hacemos cerca de 5,000 controles anuales en la FIFA en las seis confederaciones. Son unos 30,000 si contamos las 209 asociaciones. Cada uno cuesta entre 500 y 1,000 dólares. El porcentaje de positivos es del 0.02 ó 0.03 por ciento. Podríamos utilizar ese dinero para desarrollo del futbol, pero también creemos que hay que invertir para que esté limpio , puntualizó.

EISS