En el proceso previo a ocupar el puesto de presidente de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), Javier Salinas prestó atención en tres rubros en esas primeras visitas en cada una de las plazas: iluminación (midió la potencia de luz por cada plaza), zonas de prensa y baños.

Sabía que las propuestas debían apegarse a la realidad en relación con los presupuestos de las organizaciones. Una parte del trabajo que ha comenzado lo ha enfocado en el trato al aficionado, la calidad del juego y las finanzas de cada organización y el directivo explica: “No importa si vendes 100 millones de dólares en patrocinio o eres un equipo de 10 millones, pero que tu calidad financiera te permita un desarrollo, inversiones y finalmente lograr la estabilidad”.

Ese mismo mes pero del año 2017, Javier Salinas recibió la propuesta de ser presidente de la LMB y el primer puesto que ocupó fue el de presidente adjunto en una Liga que está valuada en 3,500 millones de pesos. El directivo menciona que lo primero que percibe de los propietarios es una visión distinta y planearon un esquema de trabajo con la información que tenían disponible.

“Teníamos claro que no podíamos seguir igual, ni yo venía a mantener las cosas igual y ellos no querían que yo continuara con las cosas igual (...) No necesariamente los dos torneos son la punta de lanza de todo el cambio”, menciona el presidente de la LMB.

La Liga pasó de ganar 10 millones de pesos a generar 47 millones de pesos, por concepto de derechos de transmisión, plataformas sociales y patrocinadores de acuerdo con datos publicados por Forbes México. El proyecto para aumentar los ingresos se planteó para dos años, pero se concretó en cuatro meses y permitió que la operación de la Liga ya no significara un gasto para los equipos. De acuerdo con datos de Proceso, cada equipo desembolsaba anualmente 3.1 millones de pesos.

La idea de disputar dos torneos por año surgió en el 2009 y esto se concreta bajo el argumento que eleva 25% el valor de la marca. El directivo ya pasó por un proceso similar en el futbol y asegura que le ayudó a entender muchos temas en la creación de una Liga.

La evaluación de diferentes áreas les permitió darles un valor, ya que por el rubro de derechos de televisión, la Liga no recibía ninguna remuneración.

“Era una creencia de que no tenía valor y claro que tenía. Lo primero que hicimos fue demostrarlo, se realizaron evaluaciones, estudios, que nos demostraran que esto vale”, afirmó.

Además, se mantuvieron pláticas con las televisoras para mejorar las transmisiones de los encuentros del circuito de verano, y la respuesta que recibieron fue que nadie les había comentado nada al respecto para mejorar la calidad.

Los aficionados ahora tienen la posibilidad de seguir los encuentros por Facebook, Cinépolis KLIC, Tv Azteca (el canal será 7.1, sábados), Univisión TDN (jueves y domingo) y también se ofrecerá un paquete de 600 partidos y el servicio lo ofrecerán con AYM Sports. En el caso de los encuentros locales de los Diablos Rojos del México, Sultanes de Monterrey y Tigres de Quintana Roo sólo se podrán seguir por SKY.

¿Cuáles serán los rubros que buscarás destacar en los próximos cinco años?

Transparencia, responsabilidad social, que el aficionado sea el mejor atendido y con la mejor experiencia de cualquier sistema de entretenimiento deportivo, mejorar la calidad del juego y las finanzas.

La operación de la Liga ya no costará a los equipos. ¿El dinero que ingresa alcanzará para distribuirlo a los equipos?

Hacía allá vamos. Ojalá lleguemos a ese punto, porque todavía hay muchas cosas que hay que pagar; la academia cuesta mucho dinero, ésa la siguen pagando los equipos (la operación de la Academia de la LMB asciende a 28 millones de pesos al año) y ojalá lleguemos a ese óptimo y después empezaremos a repartir dinero, pero eso no va a pasar pronto, es uno de los objetivos a largo plazo.

Tampoco podemos exprimir una marca que todavía necesita la construcción de varias cosas alrededor para que pueda valer más.

Hoy estamos cosechado el reforzamiento de lo que ya había de la marca, creo que en el futuro vienen más cosas y ojalá lleguemos a ese óptimo, para ir a una etapa de estabilidad.

¿Cómo describe las finanzas de los equipo?

Pasamos de un foco rojo a uno amarillo, y no sé si sea bueno que esté en blanco, siempre tenemos que estar alertas, porque vivimos en un país en el que la macroeconomía es estable, pero la microeconomía no.

¿Cuántos equipos están en número rojos?

Tendríamos que ir caso por caso. Es complejo.

Hoy los equipos están sanos y ningún equipo debe más de lo que vale. Todas las deudas de los equipos están en un alcance manejable.

¿Cuál es el proyecto para generar arraigo en la plazas en las que tiene presencia la LMB?

Creo que eso se va a ir logrando con estabilidad, que la marca crezca y los equipos valgan más, que sea más atractivo participar como patrocinador o dueño, vamos a lograr mayor arraigo. Los equipos están en su mayoría empezando a hacer marketing y al no hacerlo era muy volátil.

Por otro lado, hay que ser conscientes de que la situación económica del país es un ingrediente con el que tienes que estar alerta y hay muchos factores que no controla la Liga y sus equipos: cambios gubernamentales, caídas de grandes empresas que eran como uno de los grandes patrocinadores. Es muy válido que una ciudad levante la mano y diga yo tengo un estadio, hay muy buenos estadios que no tienen equipo de beisbol.

Tampoco me asusta que haya cambios de plaza, porque es un fenómeno económico el movimiento de plazas, que pasa en todas las ligas. Lo que debemos hacer es que si estás bien te quedes ahí, pero si están bien, que no se cambien de sede.