Aunque se hable de evolución en el futbol mexicano y que desde 1994 ha dejado de ser un competidor para ser ahora un animador, el Tri nunca le ha ganado a un top-10 de la FIFA. Vencer a un grande en una Copa del Mundo es un asunto pendiente y quizás acercaría más a dar un salto de calidad para nosotros.

Francia, Brasil Italia, Inglaterra, Holanda, Alemania, son los rivales más fuertes a los que se ha medido el equipo de Aguirre a lo largo de los mundiales y nunca se les ha sacado los tres puntos. Esto es de resultados y hoy es quizás la mejor oportunidad para lograrlo en Sudáfrica.

El ya merito ha estado presente en los últimos torneos. En Francia 98 se dejó vivir a Alemania, para el 2002 se estuvo a minutos de vencer a Italia en la fase de grupos y en Alemania 2006 Argentina no despachó en tiempo extra. Siempre cerca, pero hasta ahí.

Francia, pese a sus enormes problemas internos tiene a futbolistas de la calidad de Evra, Ribery, Gourcuff, Anel­ka, Henry… nadie desmerece en sus características.

Éste es un momento de quiebre para el Tri. Seguro lo que ocurra ante los galos será definitivo en la Copa. Pero más allá del resultado figurará el tema de un futuro para el desarrollo del futbol nacional esté en juego.

Y habrá ciertas minipruebas para todos los que salten a la cancha. Para Rafael Márquez confirmarse como el líder del equipo y demostrar que pese a los años no está terminado, para personas como Paúl Aguilar o Efraín Juárez que tienen calidad para ser de exportación y a Giovani Dos Santos que tiene el carácter para cargarse a un equipo y borrar de una vez por todas su imagen de irregularidad que lo obligó a salir del FC Barcelona.