Tendrá que ser para otra ocasión. América dejó todo en buenas intenciones y cayó en su intento de remontarle el marcador a Morelia, tumbando cualquier esperanza de ver a los cuatro grandes del futbol mexicano en semifinales.

Morelia se impuso 3-2 (5-3 global) a las Águilas, poniéndose a un paso de la final y decretando otro fracaso para el club azulcrema.

Parecía que los capitalinos podrían hacer la hazaña, ya es que antes de los cinco minutos Diego Reyes remató con la frente una pelota enviada por Vicente Sánchez desde el costado izquierdo y abrió el marcador, aumentando las esperanzas de Carlos Reinoso, estratega que también en la Liga le falló a su afición.

Luego de 25 minutos de sufrimiento, Monarcas reaccionó y encontró el empate pasada la media hora de partido, instante en el que Joao Rojas apareció en medio de los dos centrales y disparó, reventando el palo, pero contando con la fortuna de encontrarse el rebote para luego empujar con la cabeza el esférico a las redes.

Para el complementar, si alguien de América aún tenía esperanzas tuvo que enterrarlas desde el primer minuto. Miguel Layún cometió un penal sobre Joao Rojas y Rafael Márquez canjeó por gol el disparo desde el manchón, desatando la fiesta en las tribunas del Morelos.

Tras el segundo tanto de Morelia, América se lanzó con más ganas que futbol en busca de una hazaña, pero al minuto 60 recibieron el tercero. Elías Hernández mandó servicio a Joao, quien contó con la displicencia de Óscar Rojas que dejó pasar la pelota, para que el atacante de Monarcas fusilara a primer palo a Ochoa.

Matías Vuoso fue el encargado de hacer un poco menos abultado el global, al aprovechar un rebote dentro del área, mandando zapatazo pegado al palo, haciendo inútil el lance de Federico Vilar.

Al final, Morelia se coló a semifinales con categoría, demostrando porque fue la mejor ofensiva y colándose como un serio candidato al título, aunque antes tendrá que verse la cara con Cruz Azul.

Del otro lado, América y Carlos Reinoso se fueron con la cabeza agachada, sabiendo que le quedaron, de nueva cuenta, mal a su afición y esperando noticias de los altos mandos del club, quienes hace apenas unos días advirtieron que en caso de no llegar a la final muchos perderían su trabajo.