América se metió la Liguilla del Clausura 2011 con la complicidad de Pumas, equipo que desaprovechó la oportunidad de terminar como líder general y que dejó que las Águilas ganaran su lugar y se acomodaran entre los ocho calificados.

Con la dinámica de otros partidos y con la intención, pero sin la codicia, de ir por el triunfo como sucedió en anteriores domingos, los Pumas jugaron con su posición en la tabla, quizás para quitarse presión, situación que América aprovechó para lograr un triunfo urgente.

Y no era para menos, los de Coapa llegaron con la obligación del triunfo para no dejar dudas de que su llegada a la Liguilla era y no producto de la casualidad, debido a la combinación de resultados.

Con un inicio ríspido que presagiaba la firma de un empate, que beneficiaba a ambos equipos, Pumas fue el primero en atacar. Un cabezazo de Marco Antonio Palacios, que salvó milagrosamente Ochoa y dos remates, uno de Juan Francisco Palencia y otro de Martín Bravo fueron las llegadas de peligro que generaron los del Pedregal, quienes se adueñaron del primer tiempo con la complacencia de los de Coapa.

Parecía que los Pumas podrían abrir el marcador, pero el juego defensivo de América fue fundamental para equilibrar el partido e irse adelante en el marcador.

Las Águilas ganaron un tiro de esquina en una jugada que no tenía peligro. El argentino Montenegro fue a cobrar el disparo que mandó al centro del área para que rematara Matías Vuoso, quien venció a Palacios para el 1-0. Era el minuto 59 y América tenía el pase en sus manos.

El gol funcionó como un acicate para Pumas que intentó nivelar el juego e ir por el empate. Los locales intentó varias ofensivas pero en una de ellas Jehu Chiapas controló el balón e intentó llegar al área visitante pero fue derribado por Miguel Layún, quien se barrió con todo sobre el jugador auriazul y el árbitro Ricardo Arellano consideró que la falta ameritaba la expulsión y con ello Layún dejó a su equipo con 10 hombres al minuto 65.

Parecía que la inferioridad numérica jugaría en favor de Pumas pero fue al revés. Reinoso le sacó provecho a la expulsión para asegurar el resultado. En cinco minuto metió a Pável pardo por Montenegro y a Márquez por Vuoso para controlar el partido.

Pumas se fue por el empate pero no encontró la forma y en ese afán descuidó la defensa. Verón y Palacios se fueron al frente pero no sirvió.

Una descolgada por la derecha del brasileño Rosinei Adolfo, con el permiso de varios jugadores de Pumas, le alcanzó para llegar a la línea de fondo para mandar un centro que Ángel Reyna remató para lograr su gol 13 del torneo y el título de goleo.

Con la derrota, Pumas se quedó con 35 puntos, segundo en la general y líderes del Grupo 3. América sumó 26 puntos, sexto general y segundo del Grupo 2.

EISS