La visita del América a Panamá para enfrentar al Tauro FC en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Concacaf significa el evento más esperado en mucho tiempo para Pedro Ochoa, aficionado mexicano de las Águilas que trabaja como director general del club Deportivo Centenario de la Segunda División de aquel país.                    

“El miércoles todo girará en torno al partido del América, así es que me voy temprano de la oficina”, dijo a El Economista el seguidor del equipo azulcrema quien aprovechará “un hecho que pasa una vez cada mucho tiempo”.

Con una década radicando en Panamá, Pedro tiene claro que no puede perderse la oportunidad de convivir con los jugadores del equipo de sus amores. 

“Me tocará visitarlos en el hotel”, reveló el fanático quien el 7 de agosto de 2013 también acomodó su día para poder pasar algunas horas con jugadores como Moisés Muñoz, Aquivaldo Mosquera y Raúl Jiménez.

“Contacté a Ana Galván, quien es esposa de Miguel Layún y una amiga, porque quería estar con el equipo en el hotel. Así que me pasó el celular de Miguel y fui al hotel a desayunar con ellos y me regalaron camisetas”, compartió el aficionado quien es originario de Tampico y que asegura su amor por las Águilas se gestó en la década de los 80, época en la que el club ganó cinco títulos y destacó por “su bonito uniforme” y por ser “un equipo ganador”.

El seguidor del equipo dirigido por Miguel Herrera, que en su momento viajó de Panamá a México para presenciar la final que las Águilas le ganaron a Cruz Azul en 2013, explicó que aún antes de que se hiciera oficial el enfrentamiento entre el Tauro y América comenzó a vivir con intensidad y pasión la posibilidad de que el club de sus amores volviera al país en el que ha vivido en la última década.

“Yo me di cuenta que si Tauro le ganaba a Dallas y América eliminaba al Saprissa se enfrentaban, así que cuando Tauro jugó festejé sus goles en octavos de final de la Concachampions como si hubieran sido del América”, agregó el fanático quien cuando vivía en nuestro país era capaz de tomar un camión, viajar toda la noche y cumplir su “sueño” de vivir un Clásico apoyando a los azulcremas.

Finalmente, Pedro Ochoa sentenció que en Panamá sus amigos tienen claro su afición por los colores americanistas, por lo que les ha expuesto que “antes de ser directivo del Centenario yo le voy al América y he dicho que si un día se enfrentan, aunque sea el dueño del Centenario yo apoyaré a las Águilas”.