La selección de Alemania, defensora del título, se entrenó por primera vez en Rusia este miércoles, cuatro días antes de su debut en el torneo contra México, en una jornada soleada y ante varios centenares de aficionados locales, que contagiaron su entusiasmo.

El buen ambiente regresó al entorno de la Mannschaft, después de los problemas de los últimos días en Alemania, donde el público local abucheó a Ilkay Gündogan por una polémica foto el pasado mes con el presidente turco, Recep Tayipp Erdogan.

En Vatutinki, en la periferia sur de Moscú, el público mayoritario eran niños de las escuelas de la zona, que habían llegado al lugar, acompañados por sus profesores. Muchos de los pequeños se habían pintado los colores de la bandera alemana o llevaban la camiseta oficial de los hinchas de la Mannschaft.

Después del entrenamiento, varios jugadores acudieron a su encuentro para firmar autógrafos y hacerse fotografías con ellos.

El buen tiempo, tras varios días lluviosos, convirtió la sesión en un momento relajado y casi festivo, pese a las grandes medidas de seguridad para acceder al recinto.

Sobre el césped, el seleccionador Joachim Löw preparó un programa completo. Los jugadores se mostraron muy concentrados en todo momento.

El arquero Manuel Neuer, cuya lesión lo tuvo alejado de los terrenos de juego durante ocho meses, parece recuperado y se ejercitó sin problemas.

Alemania debutará en el Mundial este domingo 17 de junio contra México en Moscú. Después jugará contra Suecia en Sochi el día 23, y frente a Corea del Sur en Kazán el miércoles 27, en el marco del Grupo F.