“La selección alemana debe escuchar y analizar la crítica de la prensa para salir de la crisis que le provocó la derrota ante México en su debut mundialista”, opina Luis Álvarez, director de Bluemarketing, empresa dedicada al manejo de crisis.

Lo anterior, dice, es vital para que detecten los errores que provocaron la derrota en el primer partido oficial desde la semifinal ante Francia en la Eurocopa del 2016.

“Lo primero que se debe hacer en una crisis es afrontarla y no esconderse. Posteriormente, se entra en una fase de detección de errores, luego se ponen las soluciones para corregir las fallas. Ésa es la táctica que deben seguir los alemanes. Por sus orígenes y su mentalidad, para ellos no es suficiente ganar los partidos ante Suecia y Corea del Sur, sino que lleguen hasta las semifinales o a la final”, menciona.

El cuadro alemán hizo todo lo contrario para abordar la crisis, añade Álvarez. Sólo Joachim LÖw, su entrenador, habló en la conferencia de prensa posterior al partido. En ella descartó que la preparación de su equipo para el partido haya sido insuficiente y enfatizó que conocía perfectamente a la oncena que dirige Juan Carlos Osorio.

Sin embargo, el equipo campeón del mundo nunca pudo neutralizar los contragolpes de México en el primer tiempo y, en la segunda mitad, sólo pudo acercarse a la portería con disparos de media distancia y centros que fueron rechazados por la defensa.

El cuadro alemán sufre dos tipos de crisis:

1.- La exterior que proviene de la presión de la prensa y aficionados que exigen cambios para que la derrota no vuelva a suceder.

2.- La interior que se desarrolla entre los integrantes del equipo y el cuerpo técnico.

En ambos casos no han podido encontrar una solución. La prensa alemana los criticó en sus portadas del lunes y coincidió en que un día después la federación canceló una conferencia de prensa con Philipp Lahm —excapitán del representativo—, quien promocionaría a Alemania como sede de la Eurocopa del 2024.

Internamente existen reclamos de los jugadores. Mats Hummels dio una entrevista un día después de la derrota contra México y reprochó a sus compañeros la falta de ayuda en los contraataques del rival.

“Algunos asumen personalmente la culpa, otros responsabilizan al resto de sus compañeros. Existe enojo en el plantel; tienen el juicio nublado. La autocrítica es el antídoto para que puedan revertir esta situación”, sostiene Álvarez.