A Emanuel Aguilera le sucedió todo lo malo que pudo sucederle en el inicio del campeonato con el América. En el debut liguero ante Necaxa, fue la pieza más endeble del ajedrez de Miguel Herrera. Por su sector, los necaxistas aprovecharon una y otra vez los espacios que dejaba libres. Por ahí pasaron uno de los dos tantos, que lo sentenció a la banca en el partido contra Atlas, el de la fecha 2 de la Liga.

Pero en la Copa recuperó la titularidad. Aprovechó que Veracruz nunca puso en aprietos a la zaga americanista para adelantarse y llamar la atención de Herrera. 

Y lo hizo con goles

Aguilera guió la victoria de las Águilas con un cabezazo al minuto 39 y luego la aseguró con un penal cobrado correctamente al 73'. Fue tan grande la alegría del argentino que gritó en ambas ocasiones directo a la porra de los azulcremas, que se encontraban en la cabezera sur del estadio Azteca.

Veracruz nunca pudo reaccionar en el partido. Por momentos, parecía que ni siquiera querían intentarlo. Fue la tercera derrota en fila en lo que va del semestre para el club que dirige Guillermo Vázquez (dos en la liga y una en Copa) y ni siquiera han podido anotar un gol.

La victoria la selló un disparo potente de pierna derecha de Henry Martín al 79', que pondrá presión a Herrera para elegir la dupla titular en el ataque americanista, que en los primeros dos encuentros jugó con el colombiano Roger Martínez y con Oribe Peralta.

De momento, Aguilera tomó aire después de su mal arranque en el semestre y eso bastó para que las Águilas se estrenaran con triunfo en la Copa MX