La cuesta de enero, la noche previa a la llegada de los Reyes Magos o sencillamente la poca fe, que tiene la gente de América, generaron una entrada muy pobre en el estadio Azteca, para el duelo ante Monterrey, correspondiente a la fecha uno del Torneo Clausura 2012 de la Nueva Liga MX.

Luego que en su último partido aquí en casa el año anterior había presentado un lleno espectacular y por la forma en que peleó ante Toluca en el juego de vuelta, se esperaba que esa inercia se mantuviera, triste realidad la que vivió esta tarde.

Cinco días de este nuevo año y las actividades cotidianas comienzan a regresar a poco a poco a la normalidad, pues de igual forma tal y como ha sido una costumbre en los torneos más recientes, la afición no hizo acto de presencia para apoyarlos.

Pese a que hubo promoción para los niños, los padres no estuvieron dispuestos a hacer una pequeña inversión para ver al equipo de sus "amores" y lo dejaron prácticamente solo.

La baja temperatura y la inminente lluvia, también fueron otros factores que inhibieron la voluntad de las personas por llegar al estadio dos veces mundialista.

Para poder hacer que su afición regrese a las tribunas el técnico Miguel Herrera y sus jugadores mucho tendrán que hacer para convencerlos, no sólo conseguir resultados positivos maquillados con algunos buenos minutos o rivales de poca resistencia, porque de otra forma, el cemento será su principal espectador cada vez que jueguen de locales.

MFH