El soporte económico que aportaba el gobierno federal mediante la marca México significaba alrededor de 10% del presupuesto total del Abierto Mexicano de Los Cabos.

Así como ocurrió este año en el Abierto Mexicano de Tenis en Acapulco, los recortes en la organización del ATP 250 de Los Cabos no fue la excepción.

“Con esta situación se dieron dos cosas: amortiguar la caída presupuestal con el ingreso de patrocinadores y recortar el presupuesto. El dinero que asignamos a los jugadores tuvo que reducirse”, explicó a El Economista, José Antonio Fernández, director del Abierto de Tenis de Los Cabos.

A pesar de ello, la lista para este año incluye a tenistas como Juan Martín del Potro, Diego Schwartzman y Grigor Dimitrov, entre otros.

Fernández explicó que poder tener a estos tenistas se debe a la gran relación que mantienen con Raúl Zurutuza, presidente del Abierto Mexicano de Tenis.

Por otra parte, el gobierno estatal, mediante el Fondo de Turismo del destino, ha brindado un apoyo total, mientras que la jefatura municipal brinda facilidades y servicios como cuerpos de tránsito, policía armada, recolectores de basura, pipas de agua y necesidades en torno al evento.

Uno de los grandes retos que dispone el abierto es equilibrar la balanza entre patrocinios y taquilla. En la edición pasada obtuvieron 30% de ingresos mediante venta de boletos y 70% por parte de las marcas colaboradoras; para esta edición estiman llegar a 35% en venta de taquilla.

¿Qué tienen planeado para traer más gente al evento?

El torneo trabaja de la mano con el Fideicomiso de Turismo de Los Cabos (Fiturca), la Asociación de Tiempo Compartido de Los Cabos (Asudestico) y la Asociación de hoteles de Los Cabos.

“Asudestico ya conoce qué visitantes estarán la misma semana del torneo. Trabajamos brindando newsletters, mails, videos y distintos tipos de publicidad relacionada al evento. En los hoteles, tapizamos de publicidad por todos lados, para que la gente se entere. Este tipo de estrategias lo venimos trabajando desde hace dos años. Además hemos logrado encontrar nuestro nicho trabajando con asociaciones de tenis. Por ejemplo, el Cabo Cup nos ha permitido venta de boletos en diferentes clubes alrededor del país”, explicó José Antonio Fernández.

Actualmente, Mextenis se encuentra en la construcción de nuevas sedes para el Abierto de Acapulco y Los Cabos.

“Es una situación complicada por la delgada línea de presupuesto para los torneos”.

Pero, a pesar de ello, cuentan con dos socios que son vitales en la edificación de los próximos proyectos: el hotel Mundo Imperial en Acapulco y Quinta del Golfo de Cortés en Cabo San Lucas.

Ambas inversiones permitirán tener complejos establecidos, evitando el gasto del montaje de estadios y oficinas, además de brindar oportunidad para ampliar la oferta de eventos, porque si bien su planificación es específica para la práctica de tenis, también podrán ser utilizados para otro tipo de espectáculos.