Las acciones de la compañía de videoconferencias Zoom han vivido un 2020 espectacular. La pandemia provocó que sus títulos bursátiles se montaran en un cohete y aumentaran su valor 172%, como consecuencia de un mundo corporativo que envió a sus oficinistas a trabajar a casa y mantener reuniones de trabajo a través de la pantalla de sus computadoras. Las acciones de Zoom fueron una de las inversiones lógicas y con mayor rendimiento en el año, con un avance de casi 500% desde su última cotización de diciembre de 2019. La gran pregunta es: ¿qué pasará con Zoom si algún día termina la pandemia?