Teléfonos de México, a través de su marca comercial Prodigy Infinitum, perdió 23 puntos porcentuales en el mercado de la banda ancha fija a escala nacional, de acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). La reducción se produjo en el lapso entre la promulgación de la reforma sectorial de telecomunicaciones, en junio de 2013, y el último día de 2019.

En el periodo, Prodigy de América Móvil se expandió 9.1% y sumó 1 millón 90,000 cuentas, para cerrar el año 2019 con 9.70 millones de clientes en banda ancha fija. Este crecimiento fue significativamente menor a los crecimientos que presentaron otros actores del segmento en ese lapso, como son los casos de Totalplay de Grupo Salinas, Megacable y las filiales de Grupo Televisa, que duplicaron o triplicaron su crecimiento y participación general en el mercado de la banda ancha fija, reveló la reciente actualización del el Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT) del IFT, publicada esta semana.

En 2013, la empresa Megacable atendía al 6.0% de los suscriptores de banda ancha; para 2019 había incrementado esa cuota a 16% del total. Totalplay participaba con 0.3% en 2013 y 2019 lo cerró con una cuota de 8.0 por ciento. El conjunto de subsidiarias de Grupo Televisa pasaron de una participación combinada de 12% en 2013, al 24% en el 2019.

Prodigy Infinitum tenía 8.61 millones de suscripciones de banda ancha fija en 2013, en el combinado de nichos residencial y no residencial, equivalente a 73% del mercado de entonces, de 11.8 millones de cuentas que atendía toda la industria en su conjunto. Para el 31 de diciembre de 2019, el mercado nacional se había expandido a 19.4 millones de clientes de banda ancha fija, de los cuales 9.70 millones o 50% del mercado era atendido solamente por Telmex y Telnor, vía Prodigy Infinitum.

Al momento de la reforma de telecomunicaciones, entre los años 2013-2014, se discutían dos modelos de regulación asimétrica para reducir y controlar la participación de América Móvil: el impulsado por este agente económico, para equilibrar mercados particulares (telefonía y banda ancha), o el promovido por el resto de la industria, para equilibrar todo el sector.

Por nichos particulares, Telmex y Telnor, ambas filiales del preponderante América Móvil, redujeron su participación en el mercado de la banda ancha residencial: de un 72.5% en 2013, al 46% en diciembre de 2019, detalla la actualización del BIT del IFT.

En ese mismo segmento, Televisa creció de 11.8 a 27.2% y Megacable pasó de 7.5 al 17.2% del negocio general. Totalplay tiene hoy 8.7% de todas las suscripciones de banda ancha fija residencial.

Telmex-Telnor también redujeron en 17 unidades su cuota de participación en el segmento no residencial; allí, la compañía cuenta con el 68.1% del negocio o 1.56 millones de suscriptores en datos redondos. Televisa alcanza el 10.5% y Megacable se ha expandido al 12.6%; Totalplay, su vez, atiende al 6.3% de los clientes no residenciales de banda ancha fija.

Operadores apuestan a la banda ancha fija

La industria con presencia en los productos en banda ancha ha venido apostando notables inversiones a ese negocio y aquellos de los negocios de televisión de paga cableada y por satélite han buscado en el último lustro la manera de combinar su oferta con un paquete de Internet, sea por cable o por vía inalámbrica, pero en fijo.

Sky, Dish, StarTV, Megacable, Televisa, Grupo Salinas y grupos regionales y locales han visto en el negocio de la banda ancha la posibilidad de ofertar paquetes de valor agregado, más no por el sólo hecho de vender una mera conexión como insumo.

Los agentes del satélite Sky y Dish ya ofrecen paquetes con Internet ante las constantes desconexiones para sus ofertas de televisión de paga. Y Megacable, como ejemplo, ha evolucionado sus redes fijas para enviar a través de Internet otros servicios diferenciados de video.

La más reciente muestra es Grupo Televisa con Izzi Móvil, una oferta con la que ese holding se refuerza como actor convergente al ofrecer servicios móviles de video, voz y datos, pero que sobre todo adiciona valor a sus clientes de redes fijas con un producto móvil y por el hecho de que el negocio de banda ancha de Izzi Telecom es el que más crece para todo el grupo, frente a los descensos particulares en video de esa filial y las bajas generalizadas de Sky, su brazo en satélite.

Telmex y Telnor, por su parte, convinieron en noviembre de 2019 una alianza comercial con Netflix para contar con una alternativa de video que la hiciera más atractiva su oferta ante su imposibilidad por título de concesión para dispersar video en el país y en tanto el IFT resuelve si Claro TV puede o no empaquetar televisión de paga aquí.

Esa compañía afirma en sus reportes financieros que un complicado ambiente en el sector ha repercutido en su poder de inversión, de esta manera, dijo en abril pasado, su inversión se redujo 21.72% en el primer trimestre de 2020 y se situó en 1,643 millones de pesos.

La cifra contrasta aún con las inversiones de Televisa y Megacable en el rubro, de 833.7 millones de pesos (38.5 millones de dólares) y de 1,246 millones de pesos, respectivamente.

nicolas.lucas@eleconomista.mx